Bolivia quiere revisar sus relaciones con EE.UU. para hacerlas más justas

Bolivia quiere revisar sus relaciones con EE.UU. para hacerlas más justas

Bolivia, que el mes pasado declaró «persona no grata» al embajador de Estados Unidos en La Paz y pidió su salida, quiere revisar sus relaciones con ese país para que dejen de ser de dependencia y se basen en el respeto, dijo ayer el canciller boliviano de, David Choquehuanca, en una entrevista a Efe.

(EFE).-El ministro declaró que la revisión de esas relaciones incluye la negociación de un acuerdo comercial ya propuesto por Bolivia.

En una entrevista que concedió durante su visita a Río de Janeiro para participar en una reunión de cancilleres de Latinoamérica y el Caribe, Choquehuanca adelantó que Bolivia quiere realizar operaciones conjuntas con otros países para combatir a los grupos que amenazan la paz en su país y buscan refugio en los vecinos.

«Estados Unidos ha dicho después de que hemos expulsado al embajador (Philip Goldberg) que va a revisar las relaciones con Bolivia. Nosotros también queremos revisar las relaciones. Queremos unas relaciones de respeto mutuo, de respeto a nuestra soberanía, de igual a igual», aseguró el ministro.

«La relación con Estados Unidos siempre ha sido de dependencia, de intromisión. Antes, los partidos políticos tenían que someter sus programas al visto bueno de la embajada de Estados Unidos y se jactaban de ello. Muchos ministros tenían que tener el aval de la embajada, y eso ha terminado en esta gestión», señaló.

Choquehuanca explicó que, pese a que no hay embajador de ninguno de los países en el otro, las relaciones están siendo conducidas por los encargados de negocios de ambas legaciones.

«Las relaciones con EE.UU. no se han roto. Están vigentes. Queremos mantener buenas relaciones, especialmente con el pueblo norteamericano», afirmó.

Choquehuanca calificó como «injusta» la decisión del Gobierno estadounidense de descertificar la lucha de Bolivia contra el narcotráfico y la intención del presidente estadounidense, George W. Bush, de suspender los aranceles preferenciales que concede a Bolivia como compensación por la lucha contra las drogas.

«Bolivia ha sido uno de los países que ha cumplido positivamente en la lucha contra el narcotráfico y en la reducción de los cultivos de la hoja de coca», dijo.

«Esa desertificación no tiene validez. La desconocemos porque es una medida unilateral del presidente Bush en respuesta política porque Bolivia declaró ‘persona no grata’ a su embajador», aseguró.

De acuerdo con el canciller, mientras que los cultivos de hoja de coca crecieron un 27 por ciento en Colombia, país cuyo esfuerzo fue certificado, en Bolivia apenas aumentaron en un 5 por ciento.

«Bolivia ha tenido resultados más positivos que Colombia y que Perú. No encontramos argumentos que justifiquen la descertificación, ni la suspensión del ATPDEA», la ley que contemplaba los beneficios arancelarios, sostuvo.

El ministro señaló igualmente que Bolivia quiere negociar un acuerdo comercial con EE.UU.

«Hemos presentado una propuesta muy general para poder iniciar un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo comercial. No estamos hablando de libre comercio, pero eso no significa que no tengamos relaciones comerciales con Estados Unidos. Reconocemos que es un mercado importante y que necesitamos tenerlo, y vamos a trabajar para que podamos tener un acuerdo comercial», afirmó.

Los aranceles del ATPDEA, añadió, apenas representan exportaciones bolivianas por 63 millones de dólares al año, un 70 por ciento de ellas en el sector textil, y muy por debajo de los cerca de 175 millones de dólares de ventas que se dirigen a Estados Unidos sin estar cobijadas por ningún tipo de acuerdo.

«Estamos buscando mercados alternativos ya que las amenazas no son de ahora sino que han sido permanentes. Ya hay un incremento de la venta de textiles a Venezuela. Una empresa boliviana que exportó en 2006 un millón de dólares en textiles, el año pasado exportó 13 millones de dólares» a ese país, apuntó.

Choquehuanca afirmó por otra parte que algunas de las personas que promovieron protestas violentas en las últimas semanas atravesaron la frontera hacia Brasil, por lo que Bolivia intensificará el diálogo con las autoridades brasileñas para impedir que sus actos queden impunes.

«El Gobierno brasileño nos ha dicho que va a ayudar. Tenemos que tener un mayor intercambio de información. El Estado brasileño no puede ofrecerle refugio a personas que tienen procesos en Bolivia», argumentó.

El canciller indicó que ese intercambio de informaciones está dirigido a las instancias que deciden si se otorga o no refugio a una persona.

Según Choquehuanca, tanto Brasil como otros países ofrecieron realizar operaciones conjuntas para hacer «rastrillaje» porque «las amenazas continúan: hay grupos contratados, hay sicarios, que amenazan la integridad física de los dirigentes indígenas en el departamento de Pando».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído