50 inmigrantes intentan entrar en Melilla aprovechando la rotura de la verja por la riada

50 inmigrantes intentan entrar en Melilla aprovechando la rotura de la verja por la riada

(PD).-Decenas de inmigrantes de origen subsahariano, en torno a medio centenar, intentaron entrar hoy desde Marruecos a Melilla aprovechando la rotura de una valla fronteriza, como consecuencia de la tromba de agua que cayó sobre la ciudad durante toda la jornada del domingo.

Los indocumentados aprovecharon a primera hora de esta mañana, pasadas las 6.00 horas, para intentar entrar irregularmente a Melilla por la zona donde se están realizando obras en la aduana de Beni-Enzar. En ese lugar hay un arroyo en el que el agua de las inundaciones, unido al barro y las piedras que arrastró, impiden cerrar las compuertas de seguridad de las vallas.

El lugar, a pesar de estar fuertemente vigilado por miembros de la Guardia Civil, fue escenario de una avalancha y algunos de los inmigrantes lograron su propósito de pasar a suelo español, aunque las fuentes policiales consultadas no supieron precisar cuántos.

Varios de ellos se encontraban deambulando por el barrio del Real, con la ropa rota y algunos sin zapatos, intentando buscar el camino que les lleve hasta la Jefatura Superior de Policía para evitar ser repatriados de inmediato.

No ocurrió lo mismo con los que fueron rechazados por la Guardia Civil en el mismo arroyo de la Mezquita, considerado un puente internacional y, por tanto, tierra de nadie. Éstos fueron repelidos de inmediato a Maruecos, ayudados por un contingente de fuerzas del vecino país.

En otra parte de la valla del perímetro fronterizo, la que va desde el aeropuerto al Barrio Chino, se empezarán hoy unas obras urgentes para reconstruir los más de 30 metros de alambrada que fueron derrumbados por el agua.

El lugar está fuertemente custodiado por efectivos del Instituto Armado y, de momento, por esta zona no se han registrado intentos de entrada irregular.

Según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla, se han colocado vallas provisionales, además de reforzarse el servicio de vigilancia de la Guardia Civil para evitar la entrada de inmigrantes.

Durante la jornada de ayer, los principales puestos fronterizos que separan Melilla de Maruecos no se pudieron transitar desde el mediodía por la importante acumulación de agua, en concreto en la aduana de Beni-Enzar y en Farhana, por lo que el tránsito de personas y vehículos se suspendió.

El pasado mes de junio, otros 70 subsaharianos intentaron entrar por la fuerza en Melilla también por el puesto fronterizo de Beni-Enzar y arrollaron tanto a la policía marroquí como a la Policía Nacional y la Guardia Civil. Se trataba de la primera gran avalancha masiva desde el año 2006, cuando tres inmigrantes perdieron la vida al intentar traspasar la valla de Melilla.

El pasado 7 de octubre, otros 12 inmigrantes subsaharianos lograron saltar la valla fronteriza de Ceuta con escaleras de madera aprovechando que la verja estaba deteriorada por las lluvias.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído