Un centenar largo de inmigrantes, con piedras y palos, asalta la valla de Melilla

(PL).- Un grupo de unos 150 inmigrantes subsaharianos ha tratado de entrar en avalancha en Melilla a través del puesto fronterizo de Beni Enzar, el más importante de los cuatro que la ciudad autónoma tiene con Marruecos. Lo han hecho a lo bestia, lanzando palos y piedras a la Guardia Civil, que ha enviado hasta un helicóptero a la brecha.

El asalto de los sin papeles se ha producido en torno a las cinco de la madrugada al puesto fronterizo de Beni Enzar, el más importante de los cuatro que tiene la ciudad autónoma, y han intentado pasar a la ciudad autónoma sin conseguirlo. La Policía Nacional y la Guardia Civil han utilizado botes de humo y pelotas de goma para impedirlo.

Los enfrentamientos han provocado contusiones entre varios agentes y se desconoce por el momento si hay heridos entre los subsaharianos.

La rápida actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han cerrado la verja, ha evitado que los inmigrantes consiguieran su objetivo. El grupo de subsaharianos ha comenzado entonces a lanzar piedras contra los agentes desplegados, entre ellos miembros de la Unidad Básica de Actuación de la Guardia Civil llegados desde Sevilla hace unos días, especialistas en el control de masas.

Colaboración marroquí

Finalmente, los subsaharianos, que han tratado incluso de derribar la verja del puesto fronterizo, han podido ser dispersados gracias a la colaboración de las autoridades marroquíes. Las fuerzas de seguridad españolas han enviado un helicóptero a la zona para disuadirlos.

Algunos de ellos, al verse acorralados, han comenzado a intentar saltar la verja. Los enfrentamientos se han saldado con varios heridos y detenciones.

El pasado 2 de noviembre, tres agentes de la Guardia Civil resultaron heridos leves después de que un grupo de 13 inmigrantes trataran de acceder a Melilla por una de las compuertas del arroyo Mezquita, donde días antes se habían producido varios intentos de entrada.

Cuatro personas, todas de origen subsahariano, lograron su objetivo. Es el quinto intento de entrada de inmigrantes que se registra en la ciudad autónoma en el último mes, desde que el pasado 26 de octubre las lluvias derribaran parte del vallado fronterizo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído