En España entró medio millón de inmigrantes durante 2008

(PL).- El 1 de enero de este año, 497,45 millones de ciudadanos tenían residencia en la Unión Europea. Un año después, la cifra roza ya los 500 millones de habitantes. Esto significa un aumento de la población de algo más de 2,21 millones de habitante en apenas doce meses.

¿Cuántos de esos nuevos residentes proceden de España? Pues ni más ni menos que 569.300, lo que significa que uno de cada cuatro nuevos europeos los aporta España. Es decir, bastante más del doble de lo que le correspondería en función del tamaño de su población.

Los datos publicados por Eurostat –la oficina de estadísticas de la UE-, y ponen de manifiesto hasta qué punto la población (fundamentalmente de origen inmigrante) continúa creciendo en España en relación al resto de la Unión Europea.

Explica Carlos Sánchez en El Confidencial que de hecho, y según las proyecciones de Eurostat, el próximo 1 de enero el número de residentes rozará ya los 46 millones de ciudadanos. En concreto, 45,85 millones, lo que representa un aumento de 6,2 millones respecto de los que había en 1998, al comienzo del ‘boom’ de la inmigración.

Las cifras ponen de relieve que el fenómeno de la inmigración, lejos de retroceder de una forma abrupta en coherencia con el deterioro de la actividad económica, continúa creciendo a buen ritmo: el triple que en la UE. O lo que es lo mismo, un 12,5% frente al 4,4%, lo que refleja la intensidad en la entrada de inmigrantes pese al menor crecimiento económico.

Hay que tener en cuenta que mientras la población inmigrante neta (saldo entre entradas y salidas) aumenta a un ritmo de 10,2 puntos porcentuales, el de autóctonos aumenta únicamente un 2,3%, lo que explica el saldo que se está produciendo en el tamaño de la población española o residente en nuestro país.

Aun así, la densidad de población continúa siendo baja respecto de la media de la UE: 87,2 habitantes por kilómetro cuadrado, frente a los 114,8 de media en la Unión Europea a 27. Si la comparación se hace con la Europa de 15 miembros, la densidad de población es todavía mayor, de 121 habitantes por kilómetro cuadrado.

La población alemana cae

De los grandes países europeos, España es, con diferencia, el territorio donde más ha crecido la población, mientras que en alguno, como Alemania, no sólo no aumenta, sino que cae.

En concreto, un 1,8%, hasta los 82,06 millones de habitantes. Para hacerse una idea de la evolución de la población residente en España, sólo hay que tener cuenta que más de la tercera parte de lo que ha crecido el número de habitante en Europa (18,7 millones) tiene que ver con este país, donde alrededor del 80% del crecimiento de habitantes está relacionado con la inmigración.

El aumento de la población extranjera ya había sido adelantando por los certificados de residencia que conceden las autoridades españolas, que reflejaban que hasta el pasado 30 de septiembre el número de inmigrantes con ‘papeles’ ascendía a 4.27 millones.

Este dato implica un aumento del 14,27% (533.865 personas) en los últimos doce meses, lo que refleja la intensidad del fenómeno de la inmigración en un contexto de fuerte desaceleración de la actividad económica. Las estadísticas oficiales, lógicamente, no recogen a los inmigrantes ‘sin papeles’ que llegaron a España en ese periodo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído