Carlos de Inglaterra, un ecologista en ‘jet’ privado

Carlos de Inglaterra, un ecologista en 'jet' privado

Coincidiendo con el 200 aniversario del nacimiento de Charles Darwin, el príncipe Carlos de Inglaterra ha programado un viaje para el próximo mes en el que visitará las islas Galápagos (Ecuador) y otros países latinoamericanos. El Príncipe de Gales, que irá acompañado por su esposa Camilla, pretende así apoyar la lucha contra el cambio climático y defender la conservación del medioambiente.

Sin embargo, tras conocerse ayer los detalles de la gira medioambiental del príncipe Carlos y su esposa, la prensa y algunos parlamentarios británicos han realizado duras críticas contra el heredero de la Corona. El motivo es que la pareja se desplazará durante los diez días que dure la visita en un jet privado.

Así, el parlamentario laborista Ian Davidson, miembro del Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes, ha manifestado que «es difícil justificar que el príncipe de Gales vuele a América del Sur para salvar el medioambiente llevándose a 14 miembros de su personal con un coste atroz, lo que convierte el viaje en absurdo».

«Príncipe de los hipócritas»

El diario Daily Mail, que se refiere a carlos de Inglaterra como «El príncipe de los hipócritas» en un titular, ha cifrado esos costes en 300.000 libras (335.700 euros). El rotativo cita fuentes próximas al Príncipe de Gales para señalar que sería imposible realizar el viaje en vuelos regulares dada la apretada agenda de la gira, en la que tiene previstos más de 40 actos oficiales.

El hijo de la reina Isabel II estableció en el año 2007 el grupo denominado Proyecto de la Selva, dedicado a buscar la manera de preservar las selvas que se ven amenazadas por el cambio climático y su concienciación medioambiental le ha llevado incluso a reconvertir un viejo Aston Martin de su propiedad para que consuma un biocombustible elaborado a partir del vino en vez de gasolina.

Sin embargo, esta no es la primera vez en que el heredero de la corona es acusado de hipocresía en relación con su defensa del medioambiente. En 2007 se le criticó por viajar en primera clase a EEUU, junto a 20 personas, para recoger un premio por su defensa de la Naturaleza.

En esta ocasión, Carlos y Camila, junto con sus 14 acompañantes, viajarán a América Latina a bordo de un Airbus A319, que en las líneas comerciales tiene capacidad para 134 personas y que ha sido alquilado a una compañía portuguesa de vuelos chárter cuyo nombre se mantiene en secreto por razones de seguridad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído