Registros en la sede de la inteligencia colombiana desde donde se espiaba hasta al presidente Uribe

(PL).- La Fiscalía colombiana ha registrado la sede del servicio de inteligencia en Bogotá para investigar las denuncias de que desde allí se hicieron escuchas telefónicas y espionaje de correos electrónicos a opositores, jueces, periodistas y otras personalidades.

El fiscal general, Mario Iguarán, anunció que agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) iniciaron las inspecciones y registros en las salas internas y externas del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

También se revisaron «los equipos tácticos que operan a través de satélites que permiten ubicar la información en el espectro electromagnético, como también los equipos de interceptación portátiles de correos electrónicos y de celulares», declaró.

Iguarán indicó que el propósito principal de la investigación es saber «quién está ordenando las chuzadas (interceptaciones telefónicas) y quién está utilizando la información».

«Hemos destacado dos fiscales delegados y diez expertos exclusivos para esta investigación. Se harán inspecciones para saber quién está ordenando estas investigaciones», enfatizó.

El alto funcionario añadió que se hará una revisión total de todos los sistemas y de ser necesario, por la gravedad del caso, se va disponer la suspensión de la sala de interceptación del DAS.

«Se han ordenado, además de este registro a las instalaciones del DAS, entrevistas a las personas de inteligencia, contrainteligencia, inspecciones a los protocolos, a los libros, todo para establecer responsabilidades de carácter penal», explicó el Fiscal a los medios informativos.

El director del DAS, Felipe Muñoz, señaló por su parte que habrá una plena colaboración de la entidad con la Fiscalía para que puedan realizar todas las pesquisas.

«Aquí no hay ningún enfrentamiento ni ningún allanamiento, ni ninguna toma, lo que hay simplemente es el cumplimiento de unas decisiones que ha tomado el director del DAS y en cumplimiento de eso está acá el CTI de la Fiscalía para iniciar la investigación», dijo.

Entretanto, el procurador Alejandro Ordóñez precisó que el Ministerio Público ya inició también una investigación y que se reunió con Muñoz para llegar a una «serie de aspectos y lineamientos» para realizar las pesquisas.

El ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia, aseguró que detrás de las supuestas interceptaciones telefónicas están unas mafias que incluso han realizado escuchas al presidente Álvaro Uribe y sus más cercanos colaboradores para venderlas a grupos criminales.

«Se ha conformado al interior del DAS un grupo delincuencial, una mafia que no solamente atenta contra la seguridad del Estado sino que se dedicó, según las denuncias (…), a interceptar teléfonos del propio presidente y sus colaboradores más cercanos», señaló Valencia.

Para su colega de la cartera de Defensa, Juan Manuel Santos, también hay personas que están «pescando en río revuelto», tratando de aprovechar con fines políticos unas irregularidades que atentan contra la seguridad del Estado.

Precisó que lo que esta pasando en el DAS es obra de un grupo de «criminales» que le están vendiendo información a «enemigos del Estado». Pero algunas de las personas que fueron víctimas del espionaje reiteraron que la responsabilidad debe recaer sobre Uribe.

La última edición de la revista ‘Semana’, que salió a circulación el sábado, reveló que durante varios meses el DAS, dependiente de la Presidencia, realizó escuchas ilegales a varias personalidades.

Según la revista, dentro de ese organismo también existe una red que vende informaciones de inteligencia a narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros.

Varios de los documentos y grabaciones de las conversaciones que recopiló el DAS fueron destruidos entre el 19 y 21 de enero pasado, antes de la llegada de Muñoz, que asumió la dirección de la entidad el 22 de ese mismo mes, agregó la investigación periodística de Semana.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído