Una francesa condenada por secuestro centra la visita a México de Sarkozy

Una francesa condenada por secuestro centra la visita a México de Sarkozy

(PL).- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, iniciará el lunes su primera visita de Estado a México. La agenda, inicialmente centrada en el refuerzo de las relaciones bilaterales, está marcada por un delicado asunto diplomático, la situación de la francesa Florence Cassez, de 34 años, condenada a 60 años de cárcel por un delito de secuestro.

Sarkozy negociará con el presidente mexicano Felipe Calderón que Cassez, que alega inocencia, sea trasladada a una prisión francesa.

El caso es polémico desde el inicio. Cassez fue detenida el 5 de diciembre de 2005 con su ex pareja, Israel Vallarta, a quien las autoridades mexicanas señalan como líder de la banda El Zodiaco, acusada de varios secuestros. Los medios difundieron entonces que la detención se había efectuado en el rancho donde vivía la pareja, a las afueras de la Ciudad de México, lo que resultó ser un montaje mediático. Las autoridades reconocieron el engaño, mas insistieron en la veracidad de la investigación.

Tres personas permanecían cautivas en el mismo rancho. Ezequiel Elizalde, de 22 años, y Cristina Ríos y su hijo Christian, de sólo 11. Los tres han identificado a Cassez como una de las personas que participaron en su secuestro. Ríos insiste en su acusación. «Hay recibos telefónicos a su nombre en el rancho y ella dice que no sabía nada de ese lugar ni qué hacía ahí su novio», explicó en una entrevista concedida ayer al diario Reforma.

Los padres de Cassez fueron recibidos el jueves por Sarkozy, quien les garantizó «la mayor de las atenciones» en el caso. Los Cassez habían dicho inicialmente desconocer al entonces novio de su hija, antes de que la prensa mexicana publicase fotografías en los que aparecen con la pareja.

Su hermano, Sèbastien, ha señalado que la detención de su hermana es una «revancha» causada por una demanda comercial que mantiene con un empresario mexicano, Eduardo Margolis, al que señala como «jefe de una red de seguridad de la comunidad judía en México».

Franck Berton, el abogado de Cassez, confía en su inocencia, según declaró ayer al diario Libération. La mala imagen de la justicia mexicana juega a su favor.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído