Miles de rumanos aprenden español con las telenovelas latinoamericanas

(PD).- Desde que a principios de los años 1990 llegaran las primeras telenovelas a las televisiones de Rumanía, miles de personas, sobre todo mujeres, de este país balcánico han aprendido a expresarse en castellano con las actuaciones de actores mexicanos, argentinos, venezolanos o colombianos.

Los seriales en su versión original en español y subtituladas en rumano son una parte fundamental de la oferta televisiva, dirigida especialmente al público femenino.

Mujeres de todas las edades, niñas y adolescentes, siguen con entusiasmo las historias de jóvenes apuestos, princesas contemporáneas y enamoradas, o secretarias humilladas por rubias esculturales de mirada diabólica que se importan de Latinoamérica.

Se aprenden y cantan las bandas sonoras y se quedan con muchas de las palabras y expresiones de los personajes, para utilizarlas después con orgullo y cierta timidez ante los turistas españoles o latinoamericanos que encuentran en bares, tiendas y paradas de autobús en Bucarest, Brasov, Iasi y otras ciudades.

«Ya mismo viene el señor», disculpa Adriana a su jefe turco al recibir a un empresario español en el almacén de material de oficina en el que trabaja.

Adriana tiene 30 años y habla un español correcto, con acento rumano y clara influencia hispanoamericana. «Nunca he tomado clases de español, el idioma lo he aprendido viendo telenovelas», explica.

«El único problema es que a veces, cuando quiero hablar, sólo me sale ‘te amo’ o ‘estoy embarazada’, pero me apaño bien», cuenta entre risas.

«Me gusta ‘Patito feo’, la veo todos los sábados y domingos, cuando tengo tiempo libre. ¡Ya no me hace falta leer los subtítulos!», afirma Adriana.

La telenovela argentina ‘Patito feo’ es una de las muchas que emite Acasa TV, un canal dedicado especialmente a los seriales, creado en 1998 por la cadena generalista Pro TV ante el gran éxito de las telenovelas entre la audiencia.

Aunque no es capaz de llevar una conversación fluida, Alina entiende perfectamente el español y puede hacerse entender, aunque con alguna dificultad. La entonación y el uso de palabras como «enojado» y de abundantes diminutivos muestran claramente la influencia latinoamericana.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído