Hugo Chávez: «No soy un aliado de las FARC, pero tampoco su enemigo»

Hugo Chávez: "No soy un aliado de las FARC, pero tampoco su enemigo"

(PD).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha expresado este martes (madrugada del miércoles en España) que apoya el plan de su homológo colombiano Álvaro Uribe para derrotar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En la rueda de prensa al término de un encuentro bilateral en Caracas, Chávez ha considerado que la posición del presidente de Colombia frente a los grupos guerrilleros «puede marcar una ruta hacia la paz».

La declaración supone un impulso para la relación diplomática entre los países vecinos, que entró en crisis un año atrás por el bombardeo a un campamento de las FARC en Ecuador, en el que murió «Raúl Reyes», número dos de la guerrilla.

Uribe ha expresado que propone a las FARC que cesen por cuatro meses las acciones violentas como un principio para llegar, más adelante, mediante la negociación, al desarme y la desmovilización. «El presidente colombiano ha aportado ideas que pueden marcar una ruta hacia la paz. Difícilmente alguien pueda decir que soy enemigo de las FARC. No soy su aliado ni su protector y tampoco su enemigo, pero las FARC deben tomar nota de esto», dijo Chávez.

El mandatario venezolano ha asegurado que su país «está listo para, a pesar de los pesares, ayudar en ese esfuerzo necesario de búsqueda de la paz, respetando siempre las decisiones soberanas que tome el Gobierno colombiano». Chávez ha reiterado que su Gobierno «no apoya ni apoyará movimiento armado alguno ni en Colombia ni en ninguna otra parte del mundo», y ha lamentado que sigan apareciendo voces que afirmen lo contrario.

El presidente Uribe ha insistido que las FARC y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) son grupos «terroristas y narcotraficantes» que no están interesados en la paz y que, por lo tanto deben ser combatidos militarmente. El jefe de Estado colombiano ha dicho que el Gobierno ofrecerá garantías de seguridad a los desmovilizados el día en que se alcance la paz y los ahora guerrilleros decidan actuar políticamente en un marco democrático.

Uribe y Chávez cruzaron duras acusaciones mutuas hace un año, en una grave crisis diplomática derivada del conflicto de las FARC. En ese desentendimiento, Uribe desautorizó a su homólogo venezolano para ejercer como mediador con los guerrilleros. Poco tiempo después, Chávez amanezó con ir a la guerra. Respecto a esa crisis, Uribe ha pedido «la comprensión de todos los gobiernos, y hoy del presidente Chávez y del pueblo de Venezuela».

«Agenda de la paz»

Además de la cuestión sobre la política antiterrorista, los presidentes han precisado la agenda «para la paz», como calificó el canciller venezolano, Nicolás Maduro, al núcleo de asuntos que ambos países se han comprometido a abordar juntos.

El contenido del nuevo impulso de la relación bilateral consta en cinco documentos que los dos mandatarios han rubricado al término de un encuentro para constituir un fondo binacional, establecer una línea de crédito para el comercio, evaluar el empleo de las monedas locales en el intercambio entre ambas naciones y llevar energía eléctrica de Puerto Iniria (Colombia) a San Fernando de Atabapo (Venezuela). Una licencia, además, permitirá a Venezuela importar 10.000 vehículos colombianos.

El fondo binacional tendrá una dotación de 200 millones de dólares (150 millones de euros) y está destinado a proyectos de interés común en agricultura, transporte e infraestructura.

El intercambio comercial, pese a los altibajos políticos de la relación bilateral, llegó el año pasado a 7.200 millones de dólares, favorable en 6.000 millones a Colombia. De acuerdo con el periódico colombiano El Tiempo, hacía tres meses que Venezuela mantenía en cero el cupo de compras de coches a los fabricantes del país de Uribe, que, aunque venderán al país vecino alrededor de 6.000 vehículos menos que el año pasado, han expresado su satisfacción por la decisión de Chávez de autorizar la importación de 10.000 unidades.

No ha trascendido si los presidentes definieron la fecha de la llegada a Bogotá del nuevo embajador venezolano, Gustavo Márquez, después de que hace diez días presentara en Caracas sus cartas credenciales la nueva representante diplomática de Colombia, María Luisa Chiappe. Las sedes diplomáticas quedaron sin titulares tras la crisis por la acción militar colombiana en la que murió «Raúl Reyes», número dos de las FARC.

Después de la visita a Venezuela, Uribe tiene previsto volar a Río de Janeiro (Brasil), donde hoy se reunirá con su homólogo Luiz Inácio Lula Da Silva y con empresarios de ese país.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído