Una embarazada muerta entre los 154 inmigrantes varados en alta mar

(PD).- Los Gobiernos de Italia y Malta continúan enfrentados por las acciones a tomar con el barco mercante ‘Pinar’, de bandera panameña y propiedad de un armador turco, que rescató el pasado jueves a 154 inmigrantes y que sigue bloqueado en el Mediterráneo cerca de la isla italiana de Lampedusa.

Las autoridades de ambos países se niegan a dejar atracar el barco en ninguno de sus puertos y piden a la Unión Europea (UE) que intervenga en este conflicto para resolver la situación de los inmigrantes, entre los que, según el diario ‘Times of Malta’, hay una embarazada muerta.

Por el momento, el barco se encuentra a 20 millas al sur de Lampedusa, isla en la que las autoridades maltesas pretenden que atraque por ser las más próxima, pero a lo que se niega el Ejecutivo italiano, al afirmar que el rescate se produjo en aguas de competencia de Malta.

«Las aguas internacionales del Mediterráneo están divididas en zonas de competencia para la actividad de socorro y salvamento y ha sido la misma Malta la que ha pedido tener un área de competencia muy amplia, que llega hasta el sur de Lampedusa», afirma el ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, en una entrevista que publica el diario local ‘Avvenire’.

«Entonces hace falta preguntarse: ¿es normal que un país que tiene la responsabilidad del socorro en la zona de mar de su competencia después haga desembarcar a los indocumentados en el puerto de otra nación?», añade.

Apelan a la UE

Tanto Maroni como el primer ministro maltés, Lawrence Gonzi, apelan a la Unión Europea para que haga de árbitro en un conflicto que, por el momento, no ha tenido consecuencias diplomáticas.

«Malta pretende el apoyo de la UE en el asunto del (barco) ‘Pinar'», afirmó Gonzi esta misma mañana en declaraciones que recogen los medios de comunicación italianos.

«El procedimiento de socorro efectuado por Malta siempre ha sido el mismo. Hemos coordinado todo como requiere la praxis en situaciones como éstas. Pero el puerto más cercano es Lampedusa y, por tanto, deben ser trasladados allí» los inmigrantes, añadió.

Por el momento, en el barco aguardan alguna solución los inmigrantes, entre los que hay 35 mujeres, así como los 13 miembros de la tripulación, después de que ayer, según el diario ‘Times of Malta’, celebraran el funeral por la embarazada muerta.

«No hay comida ni agua fresca. Han estado en el mar durante diez días y los últimos tres días han estado sin comida ni agua… bebían agua del mar… No hay suficientes mantas a bordo. Es una situación muy peligrosa», refiere el dueño del barco, Pinar Erdogdu, en declaraciones que recoge el diario maltés.

La Guardia Costera de Italia ha enviado dos naves con médicos para custodiar el barco y analizar el estado de los indocumentados, quienes, según las autoridades italianas, están bien.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído