Detienen en Chile a dos presuntos autores del asesinato de Víctor Jara

(PD).- Dos personas han sido detenidas en Chile por su presunta vinculación con la muerte del cantautor Víctor Jara, asesinado en 1973, días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, según informa hoy el diario La Nación.

Hasta el momento, solo una persona permanecía imputada como autora del asesinato de Jara, cuya muerte se convirtió en un símbolo de las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura (1973-1990).

Los detenidos, ambos de 54 años, permanecen incomunicados en la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago, adonde fueron trasladados tras declarar ante el juez Juan Fuentes Belmar en el Palacio de Tribunales por su presunta participación en ese hecho.

El magistrado tiene de plazo hasta hoy para resolver si los somete a proceso, en calidad de autores, cómplices o encubridores, o si los deja en libertad por falta de pruebas que los incriminen en ese asesinato. Según el diario, uno de los detenidos confesó su participación en el fusilamiento del cantante y colaboró en la descripción del episodio que terminó con la vida de Víctor Jara en el Estadio Chile. En mayo del año pasado, el juez Fuentes Belmar cerró el sumario con un único inculpado como autor del homicidio, el coronel del ejército jubilado Mario Manríquez Bravo, quien fue director del campo de prisioneros en el que fue transformado ese recinto deportivo.

La investigación se reabrió a principios de junio, cuando el magistrado acogió gran parte de las cuarenta diligencias solicitadas días antes por el abogado querellante y representante de la familia, Nelson Caucoto.

El autor de El Derecho de Vivir en Paz y de Te recuerdo Amanda murió el 15 de septiembre de 1973 y, según detalla la investigación judicial fue brutalmente golpeado y torturado, sus manos sufrieron golpes de culatas de fusiles y después fue asesinado con 44 disparos en todo su cuerpo.

La viuda de Jara, Joan Turner, quien desde hace 35 años es conocida como Joan Jara, hizo en esa ocasión un llamamiento a las 5.000 personas que estuvieron en ese centro entre el 11 y el 15 de septiembre de 1973 para que aportaran pruebas.

«El asesinato de Víctor es un símbolo mundial de las violaciones a los derechos humanos, esclarecer lo que pasó sería un triunfo, una demostración de que no puede haber impunidad para los crímenes contra la humanidad», declaró el pasado junio Joan Jara en una entrevista con Efe.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído