Ceimigra dice que en el 2032 la inmigración será una necesidad imperativa en la Comunitat

Ceimigra dice que en el 2032 la inmigración será una necesidad imperativa en la Comunitat

El Anuario de CeiMigra 2008 estima que, en el año 2032, la inmigración será una «necesidad imperativa» en la Comunitat Valenciana para frenar el envejecimiento de la población debido al bajo índice de natalidad y al aumento de la tasa de personas mayores de 65 años, que se elevará hasta el 19 por ciento.

«No hay alternativa. Ahora hay desajustes en el mercado laboral por la crisis coyuntural, pero el problema demográfico es estructural», ha advertido el coordinador del Observatorio Valenciano de las Migraciones, Luis Díe, en la presentación del informe.

Según este estudio, dentro de trece años, el colectivo extranjero residente en la Comunitat podría representar el 29 por ciento de la población social (1.816.387 personas), y el 52 por ciento del mismo procedería de países de fuera de la Unión Europea.

Díe ha destacado que el informe también recoge «la enorme diferencia» en el acceso a centros educativos públicos y concertados en la Comunitat, según el cual un 86,9% del alumnado extranjero está escolarizado en centros públicos, frente al 13,1% que atiende a privados.

Por provincias, la diferencia es mayor en las de Alicante y Castellón, donde los públicos atienden al 94% y 92,2% de los estudiantes extranjeros, respectivamente, mientras que el porcentaje desciende en Valencia al 77,4%.

En cuanto al desempleo, en la Comunitat este ha aumentado especialmente en las personas procedentes de países extracomunitarios y, por provincias, Castellón muestra una mayor proporción de desempleados no nacionales en todos los sectores, aunque en números absolutos Valencia es la que más registra.

Díe también ha subrayado la «enorme segmentación del mercado laboral» ya que se confirman que «personas con nacionalidad española no están interesados en acceder a ciertos puestos de trabajo incluso en tiempos e crisis», por lo empresarios siguen pidiendo «más inmigrantes para la recogida de cosechas» y otros empleos.

El otro ámbito analizado por el informe es la vivienda, y según el investigador, se está produciendo una multiplicación de la «infravivienda» entre las personas reción llegadas y sin redes sociales.

«El mayor riesgo de esta evolución es que los hijos de padres que en su país vivían en entornos no deteriorados socialmente, ahora crecen en uno y tienden a reproducir y extender los problemas de marginalidad», ha señalado.

El estudio también se ha destinado a analizar la vinculación entre la migración y el desarrollo, así como las políticas migratorias de los gobiernos y la Unión Europea.

En esta línea, Díe ha remarcado que «se ha constado que las ayudas al desarrollo han sido ineficaces» y que existe la «necesidad urgente una coherencia entre las políticas de instituciones privadas y públicas en relación a la educación, la economía y todos los ámbitos.»

Sobre este punto, el investigador ha subrayado «la contradicción» de las últimas políticas europeas sobre retorno de inmigrantes y los documentos de los principios básicos redactados en 2004 por la UE.

En este sentido, ha instado a «cuestionar la creencia de una Europa culta, civilizada y solidaria», así como a combatir «el riesgo de la ignorancia que puede sembrar las semillas de posiciones xenófobas y racistas».

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído