El juez deja en libertad con cargos a los empresarios que tiraron el brazo de un inmigrante al contenedor

El juez deja en libertad con cargos a los empresarios que tiraron el brazo de un inmigrante al contenedor

(PD).- Quedan en la calle… de momento. Un juez de Gandía ha decretado libertad provisional sin fianza para los dos hermanos conocidos como ‘Los Veneno’, responsables de la panificadora de Real de Gandía donde un trabajador ‘sin papeles’ perdió su brazo y luego fue abandonado en la puerta de un hospital.

El juez ha tomado declaración durante casi cinco horas a los dos imputados, que han quedado en libertad y con la única obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en el Juzgado para garantizar su colaboración con la Justicia, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Asimismo, no se ha considerado oportuno decretar la privación de libertad como medida cautelar, como pedía la acusación popular y el fiscal, al estimar que no existe riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas por parte de los imputados, que tienen domicilio conocido y arraigo familiar en la localidad.

El fiscal de Siniestralidad Laboral, Jaime Gil, había solicitado al juez prisión provisional con fianza eludible de 100.000 euros para cada uno de los dos hermanos imputados por estos hechos, a los que atribuía los delitos de riesgos laborales, lesiones consumadas y contratación ilegal.

En cuanto al delito de omisión de ayuda -el sindicato CCOO denuncia que uno de ellos abandonó a Melgar a 200 metros del hospital y tiró el brazo a un contenedor de basura-, el fiscal considera que no existen suficientes pruebas para esa imputación.

El abogado de los empresarios de la panificadora de Real de Gandía donde el pasado 28 de mayo un inmigrante boliviano perdió el brazo en accidente laboral, ha dicho que sus clientes se declaran «inocentes» y que la acusación «no ha pedido el delito de omisión de ayuda, porque de hecho no se da».

El sindicato CCOO y la familia del trabajador han denunciado que uno de los empresarios abandonó a éste a unos 200 metros del hospital y tiró el brazo a un contenedor de basura.

Por su parte, el abogado defensor de los propietarios de la panificadora, que actualmente se encuentra clausurada, defiende que sus clientes mantienen que acompañaron al trabajador hasta el servicio de urgencias, y que incluso uno de ellos tuvo que ser atendido «en estado de shock», y asegura disponer de pruebas del hospital que lo acredita.

Respecto a por qué tiraron el brazo amputado a la basura, el letrado sostiene que la extremidad «se encontraba destrozada».

Sin fianza

Los dos empresarios ha acudido hoy, a las 9.15 horas, a los juzgados de Gandía y han declarado durante cerca de cuatro horas ante el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 que instruye el caso.

El juez ha acordado la libertad provisional sin fianza de los dos hermanos, que tendrán que comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

El Ministerio Fiscal y la acusación popular habían solicitado prisión provisional con fianza eludible de 100.000 euros para cada uno de los dos hermanos, responsables de la panificadora, por los delitos de «riesgos laborales, lesiones consumadas y un delito de contratación ilegal».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído