Hugo Chávez se «hace el sueco» y no acompañará a Zelaya de regreso a Honduras

Hugo Chávez se "hace el sueco" y no acompañará a Zelaya de regreso a Honduras

«A mí me gustaría ir al lado de ‘Mel’ (Manuel Zelaya), pero no debo, porque se dice que yo soy el culpable de todo (la crisis en Honduras). Entonces, mi presencia (en Tegucigalpa) puede ser tomada como excusa para escenarios violentos», dijo.

Las declaraciones de Chávez se dieron en el aeropuerto internacional de Managua, donde ayer participó en una reunión de la ALBA, antes de partir rumbo a Caracas.

El gobernante venezolano, según la versión transmitida por la estatal Radio Nicaragua, dijo que, de acompañar a Zelaya, no «sería extraño» que un francotirador, bien adiestrado, dispare contra él o la delegación que lo acompañará.

«Entonces no debo (ir a Honduras). Quiero, pero no debo. Uno debe tener prudencia», insistió.

Chávez afirmó que su canciller, Nicolás Maduro, «quedó a la orden», junto con la depuesta canciller hondureña, Patricia Rodas, para formar parte de la delegación que acompañará a Zelaya.

Añadió que estará «atento» a esa anunciada llegada de Zelaya a su país y responsabilizó al presidente nombrado por el Congreso hondureño, Roberto Micheletti, por cualquier agresión.

Si ocurre «una agresión de ‘Goriletti’ -en alusión a Micheletti-, contra Manuel Zelaya o contra quienes le acompañan», incluidos el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, los países de la Alianza
Bolivariana para las Américas (ALBA) no se quedarán de «brazos cruzados», advirtió.

«Por eso hacemos responsable a ‘Goriletti’ ahora mismo, al alto mando militar hondureño, que todavía está a tiempo», agregó. Chávez indicó que la situación en Honduras se encuentra en una «línea roja» y que, con una posible agresión contra la delegación que acompañará a Zelaya, «no habría retorno para una guerra civil».

«Los países de la ALBA estaremos atentos a las próximas horas, porque un escenario de agresión contra la delegación que va, se nos abriría otro tipo de puertas, de las cuales no quiero ni pensar», avisó.

Un escenario de ese tipo, aseveró, plantearía una intervención militar de las Naciones Unidas «contra ‘Gorilleti’ y sus gorilas», de la que dijo no ser partidario.

También sugirió a la Organización de los Estados Americanos (OEA) enviar a Honduras, acompañando a Insulza, una «fuerza diplomática, política, con seguridad militar internacional», previendo un escenario violento en ese país.

«No podemos permitir que unos locos vayan a asesinar a un presidente o a sus acompañantes, o a secuestrarlos y a meterlos en un calabozo», acotó.

Micheletti advirtió hoy de que en caso de que Zelaya regrese al país, los tribunales de justicia «tienen una orden de captura contra él».

Por su parte, el nuevo canciller de Honduras, Enrique Ortez, afirmó que el secretario general de la OEA va a poder entrar en el país, pero no Zelaya.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído