Micheletti planta a Zelaya y regresa tan fresco a Tegucigalpa

(PD).- El presidente de Honduras, Roberto Micheletti, no se quedará en Costa Rica para verse las caras con Manuel Zelaya, el mandatario derrocado hace 11 días por los militares. Ambos viajaron este jueves a San José para reunirse por separado con el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, que actúa como mediador en la crisis política hondureña.

Tras reunirse con Arias, Micheletti ha anunciado que regresa a Honduras y que no tiene intención de continuar en Costa Rica para proseguir en persona con las conversaciones, aunque deja una comisión de diálogo para que continúe en su nombre.

La idea del presidente de Costa Rica era poder reunir cuanto antes a las dos partes involucradas en el conflicto, pero de momento sólo ha logrado encontrarse con cada una por separado. Arias recibió primero en su residencia particular a Zelaya, quien dijo en una breve declaración que le agradecía sus esfuerzos de mediación y haber escuchado a distintos «sectores» de la sociedad hondureña.

Posteriormente, el costarricense se reunió con Micheletti, que había llegado a Costa Rica horas antes pero se quedó en el aeropuerto durante casi tres horas al saber que Zelaya se encontraba con Arias y pidiendo «garantías de seguridad».

Al llegar al país, el gobernante en ejercicio declaró que trabajaría «incansablemente para alcanzar una solución exitosa a la crisis política que atraviesa Honduras desde el pasado 28 de junio, cuando el Ejército dio un golpe de Estado a Zelaya y expulsó del país a Zelaya.

Comisiones de diálogo

Cuando el mandatario derrocado abandonó la vivienda de Arias, Micheletti se dirigió allí para entrevistarse en privado con el mediador. Al final del encuentro, Micheletti anunció su intención de regresar a Honduras de inmediato y delegar en una comisión formada por cuatro miembros las conversaciones de San José.

Además, confirmó que no adelantara las elecciones previstas para el 29 de noviembre próximo en su país y se mostró confiado en que los hondureños podrán resolver sus «problemas internos».

Por su parte, Zelaya también ha nombrado otra comisión de cuatro personas y ambos equipos han mantenido ya su primer encuentro. La ministra costarricense de Comunicación, Mayi Antillón, ha asegurado que lo importante es que «se ha iniciado el diálogo y se está conversando respetuosamente».

Según Antillón, esta es una «primera etapa» en la que se pretende «romper el hielo» para elaborar la agenda de asuntos a tratar, por lo que Arias está escuchando las posiciones de ambos bandos.

La ministra ha negado que las gestiones en Costa Rica hayan fracasado al no concrearse el esperado encuentro entre ambos líderes políticos, aunque evitó pronosticar cuánto tiempo se alargará esta primera fase de diálogo.

Posiciones distintas

Tras comenzar el diálogo entre las comisiones, Arias declaró que «el diálogo hace milagros pero no inmediatos», al reconocer que las posiciones siguen «muy distintas».

«Estoy satisfecho porque se ha iniciado un diálogo franco, sincero, sin embargo las posiciones son muy distintas. Estas cosas toman tiempo, requieren paciencia», explicó.

El presidente costarricense confirmó que «la posición más importante» de Zelaya pasa por su retorno al poder y advirtió sobre hacerse «ilusiones» de un acuerdo rápido, porque este proceso de diálogo podría tardar «más tiempo de lo imaginado».

Aclaró también que Micheletti y Zelaya no quieren reunirse por el momento hasta que sus comisiones avancen lo suficiente en las conversaciones.

Representantes de las comisiones han afirmado que «no están negociando nada, sólo dialogando».

La ex canciller hondureña, Patricia Rodas, ha declarado que los representantes de Zelaya mantienen firme su posición de que la única salida al conflicto es el retorno del orden constitucional con la restitución del mandatario.

Rodas también ha informado que Zelaya no se quedará en Costa Rica durante las conversaciones previas y que viajará a Guatemala este mismo viernes.

Por su parte, Arturo Corrales, asesor de Micheletti, aceptó que fue un error haber expulsado al ex mandatario del país, pero subrayó que no se puede hablar de un golpe de Estado porque los militares no están en el Gobierno.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído