Dos de cada cinco inmigrantes entraron en España sin contrato de trabajo, según el INE

Dos de cada cinco inmigrantes entraron en España sin contrato de trabajo, según el INE

Cerca de dos de cada cinco inmigrantes que residen en España entraron en el país sin un contrato previo de trabajo, según un nuevo módulo de la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre la situación de los extranjeros y sus hijos en el mercado laboral difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, el 44% de los extranjeros que tenían más de 16 años cuando emigraron llegaron a España en busca de un trabajo pese a no tener una oferta cerrada, situación que se dio en el 52,5 por ciento de los varones y en el 36 por ciento de las mujeres, según la EPA.

Por contra, el 9,5 por ciento de estos inmigrantes sí contaban con un contrato previo, lo que significa que un 11,8 por ciento de los hombres y un 7,3 por ciento de las mujeres ya tenían un empleo localizado en España cuando emigraron.

La encuesta destaca que uno de cada cuatro extranjeros emigró a España «por un motivo relacionado con el reagrupamiento familiar», bien para vivir con alguien que ya residía en el país, bien para acompañar a una persona que emigraba por motivos laborales.

En este sentido, destaca la diferencia entre hombres y mujeres, porque mientras un 33,7 por ciento de extranjeras emigraron a España por reagrupación familiar, el porcentaje de varones que lo hicieron no llegó al 16 por ciento.

Una vez en el país, el 14,7 por ciento de los inmigrantes que encontró trabajo recibió ayuda de familiares y amigos para ello, especialmente en los casos de nacidos en países europeos no miembros de la Unión (el 29% recibió ayuda) y en los latinoamericanos (el 27,7 contó con este apoyo).

LA MAYORÍA, SIN APOYO.

Sin embargo, el grueso de los extranjeros ocupados (80%) dicen no haber recibido ningún tipo de apoyo para encontrar su actual empleo o crear su propia empresa. No en vano, el mayor porcentaje de ayuda de la oficina pública de empleo se da entre los europeos no comunitarios (3,3%) y los nacionales de países miembros de la UE (1%), conforme destaca la EPA.

Sobre los europeos no comunitarios, la EPA revela que 9 de cada diez afirman no tener restricciones para acceder al mercado laboral español, salvo en el caso de los rumanos y los búlgaros, sobre quienes pesaba una moratoria que les impedía trabajar por cuenta ajena en el momento de la encuesta. Por eso, ellos son quienes en un mayor porcentaje reconocen tener estas trabas, con un 12,2% de ciudadanos que manifiestan esta opinión.

La encuesta revela asimismo la formación con que contaban los inmigrantes que buscaban empleo y la que han adquirido después. Así, señala que el 88 por ciento de los inmigrantes no obtuvo su mayor nivel de estudios en España, frente a un 11,9 por ciento que sí lo hizo.

Además, cerca de la cuarta parte de los inmigrantes han tenido que «mejorar el conocimiento de las lenguas españolas para conseguir un trabajo apropiado», porcentaje que se reduce a medida que avanza la edad de los encuestados, de forma que entre los mayores de 55 años, éstos son un 18 por ciento.

Según los datos del Ministerio de Trabajo, en diciembre de 2008 residían legalmente en España unos 3,8 millones de extranjeros de entre 16 y 74 años de edad. La EPA revela que el 61,7 por ciento de este segmento de la población está en el país desde hace más de cinco años y un 37,5 por ciento ha adquirido la doble nacionalidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído