El sandinista Ortega y su guerra contra los medios de comunicación en Nicaragua

El sandinista Ortega y su guerra contra los medios de comunicación en Nicaragua

¿Cómo se usan los medios para mantener un puño de hierro en su país? Si usted es el presidente nicaragüense Daniel Ortega, pasa por alto los medios independientes, los define como enemigos y maniobra agresivamente para obstruirlos, dice un informe especial del Comité por la Protección de los Periodistas (CPJ).

Impulsados por las hostilidades de decenios hacia los medios, el presidente nicaragüense Daniel Ortega y su esposa con frecuencia afirman que los medios noticiosos privados están financiados por la CIA y controlados por una elite, a la que llaman «la oligarquía».

Así que con frecuencia hace a un lado a los medios, dice el CPJ. Los funcionarios gubernamentales mantienen contacto con sólo unas cuantas empresas de medios de comunicación progubernamentales, muchas de ellas controladas por la familia del presidente o su partido. Ortega no concede entrevistas ni siquiera a esas empresas de medios de comunicación escogidas, y en su lugar confía en periodistas que le guardan simpatía para publicar sus declaraciones preparadas y cubrir eventos públicos, dice el CPJ.

Nunca ha dado una conferencia de prensa oficial y su orden del día política es virtualmente desconocida, agrega el CPJ.

Mientras tanto, los periodistas críticos se enfrentan a acoso legal y ataques contra sus personalidades: Ortega los ha descrito como «hijos de Goebbels» y enemigos del pueblo nicaragüense. Los medios oficiales han empleado campañas de difamación para desacreditar a los reporteros independientes.

Ortega ha dirigido su artillería más pesada contra Carlos Fernando Chamorro, en un principio editor sandinista convertido en periodista multifacético y crítico del Gobierno. Chamorro dirige la revista «Confidencial», y presenta un programa de noticias por televisión. En su programa «Esta semana» Chamorro denunció un esquema de extorsión que implicaba al Partido Sandinista tráfico de influencias en el poder judicial. Después de que se difundió la noticia de 2007, Canal 4 y Nueva Radio Ya difundieron mensajes que vinculaban a Chamorro con el tráfico de drogas internacional.

Periodistas y otros críticos de la administración de Ortega han sido acusados en al menos cuatro demandas penales por difamación, dice el CPJ. La administración de Ortega además ha manipulado la publicidad gubernamental y el acceso a fuentes oficiales de maneras designadas para castigar a los medios críticos y recompensar a los aliados.

No es que esas tácticas no se usen en América Latina, dice el CPJ, y señala a Hugo Chávez en Venezuela y Álvaro Uribe de Colombia, que han emprendido estrategias similares. «Pero el grado al cual Ortega ha buscado aislarse del examen del público es poco común en la región. Sus políticas han amenazado a las instituciones que sirven como contrapeso del poder y han puesto en riesgo la ayuda extranjera importante para el bienestar del país», dice el CPJ.

El informe del CPJ «Daniel Ortega contra los medios» describe la relación de amor y odio de Ortega con los medios, que comenzó en 1979 cuando llegó al poder principalmente por el apoyo de los medios hasta su derrota en las casillas electorales en 1990 y un escándalo personal que casi le cuesta su carrera, hasta su retorno en 2006.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído