Fotógrafo detenido por hacer pornografía infantil, en la mira por el asesinato de JonBenét Ramsey

Fotógrafo detenido por hacer pornografía infantil, en la mira por el asesinato de JonBenét Ramsey
Randy Simons y JonBenét Ramsey PD

Un fotógrafo acusado de pornografía infantil podría ser responsable del asesinato de la famosa reina de belleza JonBenét Ramsey, que apareció estrangulada en 1996 en el sótano de su casa en Colorado (EEUU). Así lo cree su ex amiga, la modista Pamela Griffin, tal y como declaró en una entrevista con el diario británico Daily Mail.

Randy Simons, de 66 años, fue detenido el pasado 2 de julio por 15 cargos de pornografía infantil. En 1997, el detenido había sido interrogado por el siniestro asesinato de la modelo de seis años JonBenét Ramsey, a quien meses antes de su muerte había tomado algunas fotografías para que tuviera un portfolio más profesional. Ahora, Pamela Griffin, ex amiga del fotógrafo, aseguró que deberían investigar a Randy Simons por aquel trágico crimen que conmocionó al mundo. Denunció que lleva dos décadas pidiendo a las autoridades que vuelvan a interrogarle.

«Randy solía llamarme frecuentemente y me contaba sus problemas conyugales, pero después de la muerte de JonBenét comenzó a actuar de forma extraña«, relató la modista. Fue Pamela Griffin quien le recomendó a la familia Ramsey al fotógrafo. Les dio su tarjeta creyendo que él podría ayudarles a relanzar la carrera profesional de su hija. Acordaron la primera sesión poco después, el 5 de junio de 1995, en los alrededores de Boulder, en Colorado. Patsy Ramsey, que acompañó a su hija durante toda la sesión, quedó encantada con el resultado. A los meses, la carrera de JonBenét despegó y ganó distintos concursos de belleza en todo EEUU.

Pero el futuro de éxito que cosechó la pequeña en sus últimos meses de vida se tornó en un destino trágico en la Navidad de 1996. Su padre la encontró muerta el 26 de diciembre en el sótano de la casa. Junto a la niña había una cuerda tipo nailon, tenía una cinta adhesiva en la boca y el cráneo roto. Los investigadores concluyeron que había sido asesinada la noche anterior.
Desde el primer momento, el caso dio la vuelta al mundo, siendo hoy, uno de los más mediáticos que se recuerdan. Surgieron entonces especulaciones de todo tipo: se señaló a los padres de la niña, a sus padres, e incluso a Burke, su hermano de 9 años, como responsables del crimen. También se habló de un supuesto extraño que podría haber allanado la casa en medio de la noche. Y entre estos posibles criminales se investigó como sospechoso al fotógrafo de la víctima, Randy Simons.

«Él me decía cosas como, ‘Tengo la corazonada de que el Departamento de Policía de Boulder piensa que yo fui responsable de alguna manera de la muerte de JonBenét, y no puedo probar que no lo hice. No tengo una coartada para el día de Navidad de 1996′, explicó Pamela Griffin, recordando las palabras que su amigo le dijo después del asesinato. «Le dije que necesitaba una coartada, pero me contestó que no quería que Lynda, su esposa en ese momento, averiguara dónde había estado. No sé si estaba teniendo un affaire o escondiendo algo», continuó la modista en la entrevista con el diario británico.

Sin embargo, según consta en documentos judiciales obtenidos por el Daily Mail, en ese momento el fotógrafo ya estaba divorciado de su esposa. Mientras que ella vivía en la casa familiar, él residía en una pequeña ciudad dormitorio en Colorado.

Todas las sospechas de Pamela Griffin se dispararon cuando llevó a su hija a una sesión de fotos con Simons. Para una de las imágenes, el cámara le dio a la pequeña una cometa para que posara con ella. La cuerda era idéntica a la que habían encontrado en la escena del crimen. «En la imagen aparecía mi hija sosteniendo una cometa, una que Randy le había dado. Creí que la cuerda de nailon era del mismo tipo que la que usaron como garrote para matar a JonBenét. Fui a la policía. Hace años que les entregué la imagen. Era la única que tenía. Nunca me dijeron nada sobre ello desde entonces», contó la modista.

Durante las indagaciones, Randy Simons fue descartado como sospechoso. El examen de ADN no coincidió con las muestras genéticas que habían hallado en el sótano de los Ramsey. Sin embargo, años después, la policía reconoció que la escena del crimen había sido alterada y contaminada por la negligencia de los primeros agentes que inspeccionaron el lugar.

«Después de su arresto por pornografía infantil y sus otros arrestos, es obvio que él tenía oscuros secretos que quería esconder. Todos tenemos secretos pero algunos de ellos son más oscuros que otros. Considerando su arresto reciente, le estoy rogando a la policía que le investiguen minuciosamente de nuevo». Pamela Griffin no es la única que cree que Randy Simons debería ser considerado sospechoso potencial del caso de 1996. El investigador y ex sheriff del condado de Boulder, Steve Ainsworth, que revisó la investigación del asesinato a petición del fiscal del distrito, también lo cree. Él interrogó al fotógrafo en 1997.

«No puedo recordar qué me dijo la primera vez que lo vi. Pero no importa lo que le preguntara, ellos nunca te dicen la verdad la primera vez. A veces piensan en algo más tarde, u ocultan a propósito cosas que no quieren que sepamos», explicó el agente al diario Daily Mail. «Si él ha estado haciendo pornografía infantil, entonces lleva haciéndolo mucho tiempo. Obviamente, no quería que nosotros lo supiéramos entonces. ¿Qué más no ocultó?».

Efectivamente, el fotógrafo se guardó más secretos para sí, como sus antecedentes penales. Y es que Simons ya había sido condenado a dos años de libertad condicional y a 100 horas de servicio comunitario en 1990, cuando lo acusaron de asalto por amenazar con disparar a un hombre con una flecha. «Me gustaría que los investigadores fueran a hablar con él, revisaran todos sus ordenadores y celulares, sus descargas de Internet, todo eso», concluyó el agente.

Aunque aún no se ha confirmado si la policía finalmente le investigara por el crimen de la reina de belleza infantil, el fotógrafo sí deberá enfrentar los 15 cargos que tiene pendientes por pornografía infantil. Se encuentra recluido en la cárcel del condado de Lane, a la espera del juicio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído