El festival de Lima premió a «Hotel Atlántico» y homenajeó a Ricardo Darín

El festival de Lima premió a "Hotel Atlántico" y homenajeó a Ricardo Darín
. EFE/Archivo

El festival de cine de Lima, que lleva oficialmente el nombre de Encuentro Latinoamericano de Cine, concluyó su edición número 14 con la entrega del máximo premio a la película brasileña «Hotel Atlántico» y con un homenaje a la trayectoria del actor argentino Ricardo Darín.

Durante ocho días, el festival exhibió un centenar de películas en salas de Lima, invitó a reconocidos cineastas y actores extranjeros para sentarlos a dialogar con el público y rindió sentidos homenajes a personalidades destacadas del séptimo arte.

La ceremonia de clausura, celebrada la noche del sábado en el museo Pedro de Osma, contó con la presencia del actor argentino Ricardo Darín a quien los organizadores rindieron un homenaje por su exitosa filmografía, coronada por el premio Oscar entregado este año a la película «El secreto de sus ojos» dirigida por Juan José Campanella.

Darín, que horas antes estuvo reunido con cientos de cinéfilos en un conversatorio del festival, agradeció la generosidad y cariño con que ha sido recibido en Lima y dijo, con gran humildad, que no se sentía merecedor de «tanto amor» hacia él.

Los organizadores entregaron al actor la estatuilla de honor del festival hecha en spondylus, una concha de molusco de color anaranjado, protegida en una pequeña urna de cristal.

De otro lado, el embajador de Brasil en Lima, Jorge Taunay, recibió los 5.000 dólares otorgados a la directora brasileña Suzana Amaral por su película «Hotel Atlántico», elegida por el jurado como la mejor cinta de ficción.

También se entregó un premio especial del jurado para la cinta «Agua fría de mar» de la costarricense Paz Fabrega, que recibió personalmente el trofeo y agradeció porque estos reconocimientos «lo reafirman a uno en sus búsquedas».

Los premios para la mejor actuación recayeron en la actriz María Onetto por «Rompecabezas» de Argentina y Pascual Loayza de la boliviana «Zona Sur».

El mejor guión elegido fue el de los peruanos Daniel y Diego Vega, directores a su vez de la película «Octubre», mientras que la mejor fotografía fue para Pedro González Rubio por la mexicana «Alamar».

El trofeo Spondylus para la mejor ópera prima fue para la película peruana «Paraíso» de Héctor Gálvez, quien se hizo acreedor de 5.000 dólares. Esta cinta también ganó el premio de la crítica internacional dotado con otros 5.000 dólares.

En la sección de documentales, el jurado premió a «Cuchillo de Palo», ópera prima de Renate Costa de Paraguay, que también recibió en persona los 2.500 dólares del galardón.

La mejor película elegida por el público fue la peruana «Contracorriente» de Javier Fuentes León, premio dotado con 5.000 dólares, y además esta cinta también recibió el premio a la ópera prima peruana más votada.

Respecto a los cortometrajes, se impuso «Ciudad Manjar» del peruano Mauricio Godoy, la mejor ópera prima fue «Pa’ otro día será» de Carmen Montoya y el mejor director fue Adrián Saba por «El Río».

A su vez, el corto «2 por 5», de Valentín Vergara, ganó por ser el mejor en ficción y su pequeño actor Nicolás Lamas obtuvo una mención especial.

Durante la clausura también se recordó la trayectoria filmográfica del director peruano Armando Robles Godoy, que falleció esta semana a los 83 años, considerado un pionero del cine peruano y que precisamente había recibido el primer homenaje del festival en su primera edición hace 14 años, según recordó Edgar Saba, director del encuentro limeño.

Asimismo, el festival rindió un homenaje a la veterana actriz peruana Delfina Paredes, madre de toda una generación de actores, quien pidió muy emocionada al público que conozca más a sus artistas y que la cuota de cine latinoamericano en las salas sea mayor.

«Este trofeo no es la culminación de un trabajo, sino el símbolo de poder hacer lo que se necesita», dijo Paredes, tras recibir una ovación del auditorio en pie.

El festival de Lima también rindió homenaje, en su apertura, a la familia Barreto de Brasil por sus 50 años dedicada al arte y le otorgó el Spondylus de plata a Bruno y Paula Barreto, que llegaron en representación de sus padres Luiz Carlos y Lucy.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído