Las Fallas inician los trámites para convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2012

La fiesta de las Fallas ha iniciado el expediente para poder ser declarada por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Será un proceso largo que tendrá como objetivo conseguir la designación en 2012, aunque lo importante no es tanto la fecha como lograr el reconocimiento a una tradición que «sostiene un importante legado cultural a su alrededor».

Así lo ha asegurado a Europa Press el vicepresidente de la Junta Central Fallera (JCF), Jorge Guarro, quien ha especificado que este jueves ya se va a abrir la ronda de reuniones que el organismo festero va a mantener con instituciones culturales, como el Consell Valenciano de Cultura, ayuntamientos, juntas locales y expertos para elaborar un informe «bien argumentado».

En este primer encuentro, asistirán representantes de las universidades de Valencia y Politécnica de Valencia. También se ha solicitado la colaboración de una catedrática de la UV que participó en la declaración de La Patum de Berga. «Vamos a recabar toda la ayuda para hacerlo bien y que próximamente podamos celebrar que la fiesta

es Patrimonio de la Humanidad», ha subrayado.

El representante de la JCF ha recalcado que la petición no se limitará a las Fallas de Valencia sino a todos aquellos festejos falleros que se desarrollan en otras poblaciones de la Comunidad y también en puntos del extranjero, como Argentina.

Asimismo, ha estimado que el expediente será «largo» –al menos un año y medio o dos, ha precisado– y ha explicado que, aunque el impulsor es el Ayuntamiento de Valencia, tendrá que ser trasladado a Madrid porque es el Estado el interlocutor de la UNESCO, como organismo internacional.

Este portavoz ha puesto de relieve que los responsables municipales están «convencidos» de que las Fallas cumplen los requisitos para obtener la declaración, al tiempo que ha recordado que según la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial «los usos sociales, rituales y actos festivos» entran dentro de ese ámbito.

En este sentido, ha resaltado que las fiestas josefinas «conservan una serie de tradiciones muy importantes en ámbitos como la indumentaria o la artesanía». Ha puesto como ejemplo el espolín, tejido manualmente en telares del siglo XVIII. Tampoco hay que olvidar, ha apuntado, la existencia de una literatura típica fallera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído