Sale a la luz un manuscrito sobre alquimia, hasta ahora en manos privadas, escrito a mano por el genio británico en el siglo XVII

La fórmula secreta de Newton para lograr la ansiada piedra filosofal

La fórmula secreta de Newton para lograr la ansiada piedra filosofal
El manuscrito escrito por Newton PD

La legendaria piedra filosofal, capaz de transformar cualquier metal en oro, ha sido perseguida por los alquimistas durante siglos. También muchos hombres de ciencia se han interesado en su fórmula, incluido el mismísimo Isaac Newton.

Un manuscrito del siglo XVII escrito a mano por el genio británico muestra su curiosidad por la alquimia y describe experimentos llevados a cabo por otro químico para conseguir el «mercurio filosofal», que se consideraba un ingrediente clave para conseguir la sustancia química legendaria. El texto ha sido adquirido por la fundación estadounidense Chemical Heritage (CHF) después de permanecer en una colección privada durante décadas.

El documento es una copia de un texto de otro alquimista, escrito en latín, como era práctica común en ese momento. En él se describe un procedimiento para hacer el mercurio filosofal, «que se consideraba una sustancia que podría ser utilizada para descomponer los metales en sus partes constituyentes», explica James Voelkel, comisario de libros raros de la CHF, en Chemistry World.

«La idea es que si se rompen los metales, a continuación puedes volver a unirlos y hacer diferentes metales. El proceso fue parte del esfuerzo para hacer la piedra filosofal, una sustancia mítica que los alquimistas creían que podría convertir el plomo en oro».

Es probable que Newton utilizara el texto como referencia a la hora de realizar sus propios experimentos alquímicos, aunque no está claro si alguna vez trató de hacer mercurio filosofal. No hay ninguna mención del proceso en su cuaderno de laboratorio, que en la actualidad se conserva en la Universidad de Cambridge en Reino Unido. Pero Voelkel considera que no sería extraño que lo hubiera intentado.

Además del texto copiado, el manuscrito incluye una descripción de uno de los propios experimentos de Newton, una fórmula para la destilación de un espíritu volátil de mineral de plomo.

El autor del documento original era un alquimista muy popular en la época, conocido como Eirenaeus Philalethes. Los historiadores saben ahora que ese nombre era un seudónimo inventado por el químico educado en Harvard George Starkey. El científico se trasladó a Inglaterra en 1650, y trabajó con algunos de los químicos más eminentes de la época, incluyendo a Robert Boyle.

Aunque no es posible decir con exactitud cuándo fue escrito, la copia de Newton puede anteceder a la primera versión impresa conocida, que fue publicada en 1678. El manuscrito copiado tiene algún error que Newton reconoce y corrige en corchetes.

Hasta ahora, el contenido de este manuscrito en particular no se había hecho público. Pertenecía a un lote de documentos de Newton vendido por sus descendientes en Sotheby en Londres en 1936. En ese momento, muchos de los textos fueron adquiridos por coleccionistas privados, pero a lo largo de los años la mayoría han sido donados o vendidos de nuevo a instituciones públicas. La mayor parte de sus obras alquímicas conocidas se mantienen ahora en la Universidad de Cambridge, donde Newton llevó a cabo su investigación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído