Existían "indicaciones sorprendentes de actividad" en Europa, lo que podría suponer que se diesen las condiciones propicias para la existencia de vida...

El misterioso océano subterráneo que la NASA ha descubierto en una luna de Júpiter

"Hemos localizado posibles emisiones de vapor que manan, usando el telescopio espacial Hubble"

El misterioso océano subterráneo que la NASA ha descubierto en una luna de Júpiter

Todo un hallazgo, y de lo más prometedor. Casi nadie se esperaba una cosa así: la agencia espacial americana ha anunciado este unes 26 de septiembre de 2016 el descubrimiento de un océano subterráneo en Europa, una de las lunas de Júpiter.

La NASA ya había explicado previamente que existían «indicaciones sorprendentes de actividad» en Europa, lo que podría suponer que se diesen las condiciones propicias para la existencia de vida. «Hemos localizado posibles emisiones de vapor que manan de la luna Europa de Júpiter usando el telescopio espacial Hubble», afirmó la NASA en un comunicado.

El hallazgo aumenta la posibilidad de que las misiones enviadas a Europa en un futuro puedan analizar el océano de la luna helada sin necesidad de perforar kilómetros de hielo.

Según ha explicado la NASA, existen evidencias de que desde el satélite son expulsadas plumas de agua hacia el espacio. Gracias a Hubble se ha podido dar constancia de pistas de un océano subterráneo de agua que en un futuro próximo, podría explorarse para buscar moléculas orgánicas o evidencias de vida. Los hallazgos se hicieron analizando la luz ultravioleta.

Los astrobiólogos consideran Europa como una de las mejores apuestas en el sistema solar para albergar vida extraterrestre. La luna de 3.100 kilómetros alberga un enorme océano con dos veces el agua de todos los océanos de la Tierra, si bien el líquido está protegido por una capa de hielo de grosor desconocido. Por otra parte, los astrónomos piensan que este océano está en contacto con el manto rocoso de Europa, lo que hace posible todo tipo de reacciones químicas interesantes.

En diciembre de 2012, Hubble detectó lo que parecían ser plumas de vapor extendiéndose unos 200 kilómetros hacia el espacio desde la superficie del polo sur de Europa, observación que no había podido ser confirmada hasta ahora.

Los científicos de la NASA, liderado por William Sparks, del Instituto de Ciencia Telescópica Espacial (STScI, en sus siglas en inglés), con sede en Baltimore (EE.UU.), captaron las emisiones mientras observaban una extremo de la luna al pasar delante de Júpiter.

El objetivo original del equipo de Sparks era determinar si Europa tiene una atmósfera delgada o una exófera que podría bloquear luz desprendida por Júpiter.

El estudio de la NASA refuerza la posibilidad de emisiones de vapor de agua en Europa, después de que en 2012 un equipo del Instituto de Investigación Southwest, en San Antonio (EE.UU.), detectara evidencias de vapor de agua que salían de la región polar meridional de Europa y alcanzaron una altitud de más de 160 kilómetros.

 

Los dos equipos de investigadores utilizaron el telescopio Hubble, pero emplearon métodos diferentes para llegar a la misma conclusión.

Sparks subrayó hoy que las «estimaciones» de la altitud de las emisiones y de la latitud de dos de ellas son similares a las obtenidas por los expertos de San Antonio.

Si se confirma el descubrimiento anunciado hoy, Europa sería la segunda luna del sistema solar conocida por tener emisiones de vapor de agua.

En 2005, la nave internacional Cassini, de la NASA, detectó chorros de vapor de agua y polvo sobre la superficie de la luna Enceladus, del planeta Saturno.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído