Jerry y Rita Alter vivían en Cliff (Nuevo México)

Una modesta pareja de la América profunda muere y deja una pintura robada valorada en 100 millones

Los vecinos solo dicen que eran muy aficionados a los viajes y a hacerse fotografías

Jerry y Rita Alter lo mantuvieron en secreto. Eran una pareja encantadora, era lo que los vecinos de la pequeña ciudad de Cliff (Nuevo México) dirían después a los periodistas. Pero nadie sabía mucho sobre ellos.

Es posible que hayan estado ocultando un secreto que tiene décadas de antigüedad, y algunas de esas partes ahora están surgiendo.

Estas son algunas, como desgrana Antonia Farzan en ‘The Washington Post’:

Tras la muerte de la pareja, se descubrió en su habitación una pintura robada de Willem de Kooning y con un valor estimado de USD 160 millones.

Hace más de 30 años, esa misma pintura desapareció el día después de Acción de Gracias del Museo de Arte de la Universidad de Arizona en Tucson.

Recientemente, Arizona Republic reportó que una foto de la fotografía familiar había aparecido, mostrando que el día antes de que la pintura se hubiera esfumado, la pareja estaba, de hecho, en Tucson.

A la mañana siguiente, un hombre y una mujer entraron al museo y, después de 15 minutos, se marcharon. Un guardia de seguridad había abierto la puerta del museo para permitir que un miembro del personal entrara en el vestíbulo, según comentó la curadora Olivia Miller a NPR. La pareja lo siguió. Como el museo estaba a punto de abrir ese día, el guardia ya los dejó a entrar.

El hombre caminó hasta el segundo piso del museo mientras la mujer entablaba una conversación con el guardia. Unos minutos más tarde, él bajó las escaleras y los dos se marcharon abruptamente, de acuerdo a la entrevista de NPR y otros artículos publicados en varios medios.

El cuadro titulado “Woman-Ocher” pintado por el destacado artista Willem De Kooning (Cortesía Museo de Arte de la Universidad de Arizona)

El guardia tenía la sensación de que algo no iba bien y subió las escaleras. Una vez allí se percató de que el lugar donde estaba el cuadro Woman-Ocher de De Kooning estaba vacío.

En ese momento, el museo no tenía cámaras de vigilancia. La policía no encontró huellas dactilares. Un testigo dijo haber visto un auto deportivo de color óxido, pero no pudo aportar el número de placa. Durante 31 años, el marco donde estaba la pintura permaneció vacío.

Funcionarios del Museo de Arte de la Universidad de Arizona en Tucson con la pieza de De Kooning (Cortesía Museo de Arte de la Universidad de Arizona)

En 2012, Jerry Alter falleció. Su viuda, Rita Alter, murió cinco años después a los 81 años.

Tras su muerte, la pintura fue devuelta al museo. El FBI está investigando el caso como un robo.

¿La tranquila pareja que vivía en un rancho de tres cuartos en Mesa Road era la que había robado el Woman-Ocher y se había salido con la suya?

De Kooning, que murió en 1997, fue uno de los pintores más destacados del movimiento expresionista abstracto de mediados de siglo. Woman III, otra pintura de la misma serie que Woman-Ocher, se vendió por USD 137.5 millones en 2006. Las obras de De Kooning se mantienen entre las más vendibles del mundo.

Los Alter se habían mudado a Cliff (que tiene una población de 293 habitantes) a finales de la década de los setenta o principios de los ochenta, según el Silver City Daily Press. H. Jerome Alter, mejor conocido como Jerry, había sido músico profesional y docente en las escuelas de la ciudad de Nueva York antes de retirarse a Nuevo México, de acuerdo a un texto titulado Sobre el autor que se incluye en el libro Fábulas de Esopo en Verso, un libro que publicó en 2011.

«Su principal afición han sido los viajes de aventura», dice el boceto biográfico, señalando que había visitado «más de 140 países en todos los continentes, incluidas las dos regiones polares«.

Rita Alter, que murió en 2017 a la edad de 81 años, había trabajado como patóloga del habla en el distrito escolar local después de que se mudaran a Nuevo México. Sus ex compañeros de trabajo la recordaban como «agradable y tranquila», una mujer amigable que era buena con los niños pero que no daba demasiada información sobre su vida.

En 2011, un año antes de su muerte, también a la edad de 81 años, Jerry publicó un libro de cuentos cortos, The Cup and the Lip: Exotic Tales. Las historias eran «una amalgama de realidad y fantasía», señalaba el prólogo. Aunque ninguna de ellas eran obras maestras de la literatura, sí que destaca una tras el descubrimiento de la pieza de De Kooning.

El ojo del Jaguar se refiere a Lou, un guardia de seguridad de un museo de arte. Un día cualquiera, una mujer de mediana edad y su nieta de 14 años aparecen en escena. La mujer mayor le pregunta a Lou sobre la historia de una apreciada esmeralda que estaba en exhibición. Seis meses después, ella y su nieta regresan al lugar pero se van de prisa.

«¡Guau! Esas dos parecen tener prisa, algo inusual para los visitantes de un lugar como este», piensa Lou. Él vuelve a inspeccionar la sala y se da cuenta de que la esmeralda había desaparecido. Corriendo hacia la puerta ve a la pareja alejándose rápidamente y sale corriendo para detenerlas. La mujer mayor aprieta el acelerador, choca contra Lou y lo mata. Luego, las dos se van con el auto y no dejan «ninguna pista que la policía pueda usar para buscarlas».

Un dibujo de los ladrones. (Cortesía de la Universidad de Arizona)

La historia ficticia de Jerry Alter termina con una descripción de la esmeralda que estaba expuesta en una sala completamente vacía.

Él podría estar describiendo perfectamente el caso de De Kooning. Pero nadie pensó en eso hasta que la pintura fue descubierta en el dormitorio de los Alters, donde había sido colocada de tal manera que no se podía ver a menos que estuvieras adentro con la puerta cerrada.

Después de que Rita Alter muriera, su sobrino, Ron Roserman, fue nombrado heredero como uno de los herederos. Él puso la casa en venta y comenzó a liquidar sus pertenencias. El 1 de agosto de 2017, los comerciantes de antigüedades de la vecina ciudad de Silver City vinieron a ver lo que quedaba.

Uno de los hombres, David Van Auker, recordaría más tarde en una conferencia de prensa que vio «una gran y genial pintura datada del medio siglo». La compró, junto al resto de la propiedad de los Alter, por USD 2.000.

Silver city, un antiguo pueblo minero que queda cerca del Bosque Nacional de Gila, tiene una gran concentración de artistas. Así que no pasó mucho tiempo para que alguien reconociera la importancia de la pintura al pasearse por la tienda de antigüedades Manzanita Ridge Furniture and Antiques.

«Probablemente no había estado expuesta en la tienda ni una hora antes de que llegara la primera persona. Se acercó, la miró y dijo: ‘Creo que esto es un verdadero De Kooning’«, dijo Van Auker a KOB 4, un canal de televisión de Albuquerque. «Por supuesto, descartamos esa idea».

Luego, otro cliente dijo lo mismo. Y otro.

Se estaba volviendo evidente de que la pintura podría valer más de lo que originalmente pensaban. Van Auker y sus socios, Buck Burns y Rick Johnson, escondieron la pieza en el baño.

Una vez que se guardó en un lugar seguro, Van Auker hizo una búsqueda en Google de la pintura de De Kooning. Fue entonces cuando vio un artículo sobre el robo de Women-Ocher y llamó al museo.

«Di con una estudiante y le dije: ‘Creo que tengo una obra de arte robada'», dijo a la estación de noticias WFAA, en Dallas. «Y ella dijo: ‘¿Qué pieza?’ Yo le contesté: ‘La de De Kooning’. Ella respondió: ‘Espere, por favor'».

Miller, la curadora del museo, le dijo a WFAA que lo que lo dejó en shock fue cuando Van Auker describió cómo la pintura se había roto, como si hubiera sido enrollada. Era un detalle que nadie podría haberse inventado. El lienzo blanco justo estaba a 2.50 centímetros de la pintura, lo que coincidía con el relato de que se había cortado del mismo marco.

Van Auker se llevó la pintura a casa y se quedó despierto, y armado, durante toda la noche. Él, cada vez que oía una rama rozar sobre uno de los lados de la casa, se sobresaltaba.

La noche siguiente llegó una delegación del museo. Cuando Miller entró, Van Auker dijo al Daily Press que la sala se quedó en silencio.

«Ella caminó hacia la pintura, cayó de rodillas y la miró. Podía sentir las vibraciones», recordaba.

La autentificación confirmaría más tarde que los análisis coincidían con la pieza desaparecida de De Kooning.

A lo largo del año pasado, surgieron un puñado de pistas que vinculaban a los Alters con el robo.

Varias personas dijeron al The New York Times que tenían un auto deportivo rojo, similar al que se vio salir del museo. El auto también aparece en las películas caseras obtenidas por WFAA.

En algunas de las fotos de la pareja aparece Rita con un abrigo rojo como el que la mujer que estaba ese día en el museo llevaba puesto, de acuerdo a una información de KOB 4. Y Ruth Seawolf, la agente de bienes raíces que puso en el mercado la casa de los Alter, dijo al Silver City Sun News que se había llevado a casa un juego de maletas y, dentro, encontró unos anteojos y una bufanda que coinciden con la descripción de la policía.

«En la agenda de los Alters de 1985, tomaron notas meticulosas sobre lo que comían, dónde iban y los medicamentos que tenía«, señala KOB 4. «El día de Acción de Gracias de 1985, misteriosamente lo dejaron en blanco».

Y ahora está la foto de la familia que muestra que estaban en Tucson la noche anterior al robo de la pintura.

La investigación se ha desarrollado durante un año. El FBI se negó a hacer comentarios hasta que el caso esté cerrado.

Las personas que conocían a los Alters encuentran difícil pensar en ellos como autores de este delito. Y hay opiniones encontradas sobre si un boceto de los sospechosos se parece a la pareja.

«Los bocetos compuestos, en retrospectiva, se parecen a las caras de la foto que se tomaron en Acción de Gracias, hasta su posición, una al lado de la otra».

The New York Times, por otro lado, teorizó: «El boceto de la sospechosa – que en el momento del robo fue descrita como una mujer de entre 55 y 60 años- se parece al Sr. Alter, más conocido como Jerry, y tenía entonces 54 años. El boceto del joven también tiene un gran parecido con su hijo, Joseph M. Alter, que en aquel entonces tenía 23 años».

Los Alters tuvieron dos hijos, Joseph y Barbara. Reporteros de varios medios, incluido The Washington Post, no han podido localizar a ninguno de ellos. Varias de las personas que conocían a la pareja declararon al Times que Joseph Alter tiene muchos problemas psicológicos y que ha estado ingresado de forma intermitente desde los años ochenta.

La hermana de Jerry Alter, Carole Sklar, declaró al The New York Times que la idea de que su hermano, su esposa o su hijo podrían haber robado la pintura era «absurda», así como también la teoría de que su hermano se disfrazó con ropa de mujer.

«No puedo creer que Rita esté involucrada en algo así», dijo Mark Shay, uno de sus ex compañeros de trabajo, al Daily Press. «Pude verlos cómo compraban una pintura sin saber de dónde procedía«.

Los funcionarios del museo, sin embargo, señalaron a Arizona Republic que la pintura solo parece haber sido retocada una sola vez durante los 31 años de ausencia, sugiriendo que solo había tenido un dueño durante ese tiempo.

Algo más no cuadra. Jerry y Rita Alter trabajaron en escuelas públicas durante la mayoría de sus carreras. Sin embargo, de alguna manera lograron viajar a 140 países y siete continentes, documentando sus viajes con decenas de miles de fotos.

Y, sin embargo, cuando murieron, tenían más de USD 1 millón en su cuenta bancaria, según Sun News.

«Creo que pensé que eran muy frugales«, dijo su sobrino, Ron Roseman, a la WFAA.

Roseman no pudo ser contactado para hacer comentarios. Pero no mucho después de que la Woman-Ochre resurgiera, él dijo que no podía imaginarse que sus tíos fueran los auténticos autores del robo de la pintura.

«Eran personas muy agradables«, decía él.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído