Jennifer Aniston confiesa la exigencia física a la que se sometió para ser Rachel en ‘Friends’

Jennifer Aniston confiesa la exigencia física a la que se sometió para ser Rachel en 'Friends'
Jennifer Aniston PD

La hermosa Jennifer Aniston tuvo que ponerse a dieta antes de poder conseguir el tipo de papeles que quería en Hollywood. Según un nuevo libro en honor del 25 aniversario de Friends, Generation Friends: An Inside Look at the Show That Defined a Television Era, su agente le dijo a la entonces desconocida actriz, ahora de 50 años, que perdiera peso.

Gracias a la sitcom de los 90′, la californiana se convirtió en una de las actrices más importantes de su generación y en todo un icono de moda, gracias a su estilo y a su famoso corte de pelo. Sin embargo, la publicación desvela que la actriz no lo tuvo fácil para llegar hasta ahí y que se vio sometida a las presiones de la industria por su físico.

El autor Saul Austerlitz desvela que Aniston de 25 años «fue obligada a perder 30 libras (13 kilos) si quería seguir en la industria de Hollywood» y para optar así con el papel de Rachel Green. «Los Ángeles era un lugar difícil para ser actriz, un lugar muy duro para ser mujer, y el agente de Jennifer Aniston se estaba poniendo de mala gana con ella». Austerlitz afirma que la actriz se tuvo que enfrentar a los ideales sexistas que imperaban en la industria del entretenimiento y a menudo le decía que era «demasiado gorda».

«Eso va a ser terrible para mí», le dijo supuestamente Aniston a su representante que «se puso serio al respecto», tal y como recoge el sitio estadounidense The Blast. «Aniston no estaba gorda en absoluto. Todo el mundo podía ver lo preciosa que era», señala el autor. Pese a que la actriz tenía un peso saludable, accedió y adelgazó.

La estrella de cine ha hablado en alguna ocasión sobre su alimentación y ha dejado entrever que esta no ha sido del todo saludable. Así, contó que durante un tiempo comía «demasiados sándwiches de mayonesa. Mayonesa sobre pan blanco… la cosa más deliciosa del mundo», explicó a la revista estadounidense Rolling Stone en 1996. Hace tres años reveló que, durante la década que duró la filmación de la popular comedia, tanto ella como Kudrow y Cox comieron la misma ensalada cada día en el set de rodaje. Un plato inventado por la propia Aniston y que llamó ensalada Jennifer.

Hace 25 años, el 22 de septiembre de 1994, llegaba una de las series más importantes de la historia de la televisión: Friends. Un formato que lanzó a la fama a seis actores entonces desconocidos y que se convirtieron en superestrellas de la TV: David Schwimmer, Matthew Perry, Matt LeBlanc, Lisa Kudrow, Courteney Cox y Jennifer Aniston. De los protagonistas, Aniston es quien ha tenido una trayectoria más sólida y duradera.

Hoy la actriz, que cumplió 50 años en febrero pasado junto a Brad Pitt, se muestra muy segura de si misma, alienta a la industria a terminar con los estereotipos y anima a otras mujeres a dejar de lado los clichés. «Es tiempo de que dejemos de pensar que la belleza tiene la forma de una talla y el tamaño correcto de un trasero».

Con más de 20 años de carrera en Hollywood, sigue siendo una de las intérpretes mejor pagas, y de las más populares entre el público. Pese a tener una trayectoria impecable, los medios se detienen en sus dos divorcios y en que no haya tenido hijos. «Siempre hay presión a las mujeres de ser madres y, si no lo son, entonces no sirven. A lo mejor mi propósito en este mundo no es procrear. A lo mejor tengo otras cosas por hacer», sentenció sobre la presión social que tienen las mujeres sobre la maternidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído