Pacquiao reivindicó la pelea con Mayweather en Nueva York

Pacquiao reivindicó la pelea con Mayweather en Nueva York
. EFE/Archivo

Si en su primera presentación, en Los Ángeles, para la promoción de la pelea que va a disputar contra el mexicano Antonio Margarito en noviembre fue el gran centro de atención, mayor interés generó el campeón filipino Manny Pacquiao cuando se dio cita en Nueva York.

Pacquiao en su línea de control y seguridad reiteró una vez más que estaba listo para darle una «segunda oportunidad» a Margarito, pero que la pelea que todos deseaban dentro del mundo del boxeo era la que le enfrentase con el campeón estadounidense Floyd Mayweather.

Una reivindicación que también hizo y apoyó su entrenador, Freddie Roach, que estuvo a su lado en la presentación ante los periodistas neoyorquinos.

Pacquiao, que buscará un nuevo título cuando se enfrente a Margarito por la corona vacante de peso mediano junior, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB), dijo que no tenía ninguna duda de conseguir el triunfo, aunque respetaba la clase y poder de su rival.

Sin embargo, fue categórico cuando dijo que lo que realmente necesitaba el deporte del boxeo era el duelo contra Mayweather Jr., algo que hasta ahora se ha convertido en un «imposible» ante los intereses de ambas partes.

Pacquiao y Roach señalaron ante los periodistas que aceptaron todas las condiciones presentadas por Mayweather Jr. para la que hubiese sido la pelea más lucrativa en la historia del boxeo.

Pero el campeón estadounidense, que llegó a ser considerado el mejor boxeador del mundo libra por libra, no aceptó el combate y Pacquiao debió buscar a otro oponente.

Ese rival es el mexicano Margarito, ex campeón mundial welter, y el combate se disputará el próximo 13 de noviembre, en el Cowboys Stadium, donde Pacquiao realizará su segunda pelea consecutiva después de haberse enfrentado el pasado marzo al ghanés Joshua Clottey, en pelea por el título welter.

Pacquiao venció por decisión unánime a Clottey ante una asistencia de más de 50.000 aficionados, que establecieron una nueva marca en la corta historia del nuevo estadio, propiedad de los Cowboys de Dallas, de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Aunque la cita con los periodistas era para promocionar la pelea contra Margarito, Pacquiao fue directo al asunto de los problemas que han impedido el duelo con Mayweather Jr.

«No lo necesito, él me necesita a mí», valoró Pacquiao sobre Mayweather Jr. «Comparen mis logros con los suyos en el boxeo y se darán cuenta que lo que digo es la gran verdad».

Ambos han demostrado su clase y poder, de ahí que los aficionados han pedido que se realice la pelea desde hace casi dos años. También por eso, muchos están molestos ante el hecho de que Pacquiao enfrente a Margarito y no a Mayweather Jr.

La pelea estaba prácticamente pactada en enero, pero la negociación se vino abajo cuando Pacquiao se negó a someterse a análisis antidopaje semejantes a los que se realizan en los Juegos Olímpicos, unas semanas antes de la pelea.

Pero Pacquiao, quien recién fue elegido para un escaño en el Congreso de Filipinas, aclaró que incluso había accedido a las estrictas pruebas de sangre, en un intento por realizar la pelea.

Sin embargo, Pacquiao dijo que los apoderados de Mayweather Jr. no le han informado por qué no fue posible llegar a un acuerdo.

«Llegamos a un acuerdo con las exigencias que ustedes conocen», destacó Pacquiao, en referencia a los análisis de sangre. «Quería saber si esa era la razón auténtica para no pelear».

El proceso de negociación llegó a parecerse a una auténtica telenovela con un final desagradable, a pesar que el Director de Deportes de la cadena de televisión de pago HBO, Ross Greenburg, dijo que había trabajado sin descanso como intermediario entre las partes para superar la situación.

El promotor de Pacquiao, Bob Arum, responsable de la compañía Top Rank, no tiene la mejor relación con Mayweather Jr., a quién lo hizo campeón del mundo en su primera etapa como profesional, de ahí que surgiese la participación de Greenburg como mediador.

Poco después de haber concluido el plazo impuesto por Top Rank para Mayweather Jr. para aceptar la pelea, el asesor del campeón estadounidense, Leonard Ellerbe, dio a conocer un comunicado en el que señalaba que no se habían dado ningún tipo de negociación, contradiciendo todo lo que habían dicho Arum y Greenburg.

Por su parte, Roach dijo que Top Rank cumplió con todo el proceso al llamarle para pedirle consejo sobre todo lo relacionado con la pelea como era el asunto del tipo de guantes a utilizar, las dimensiones del cuadrilátero y el peso ideal, detalles básicos que se deben tener en cuenta antes de cada combate.

«Cuando la gente me llama y me pregunta: ¿Está bien? ¿Te parece bien? ¿Te parece bien?, significa que existe una negociación en marcha», subrayó Roach. «No tengo ninguna duda que las negociaciones se tuvieron que dar».

Además, Roach destacó que todo lo que deseaba Mayweather Jr. fue aceptado por parte del campo de Pacquiao.

«Manny simplemente me dijo que quería pelear, que aceptaba todas las condiciones y estaba convencido que el combate se iba a realizar», explicó Roach.

El entrenador de Pacquiao admitió que dentro del mundo del boxeo, tanto dentro como fuera de Estados Unidos, todos le preguntan por la pelea con Mayweather Jr. y por qué todavía no se ha realizado.

«El mundo del boxeo tiene interés en otras peleas, pero la que realmente desean de verdad es la que deben protagonizar Pacquiao contra Mayweather Jr. y de ahí que nadie entienda que la misma no se haya podido realizar».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído