El búlgaro Serafim Todorov lo derrotó en las olimpiadas de Atlanta en 1996

El vídeo de la pelea que perdió Floyd Mayweather frente a un boxeador que ahora gana 500 € al mes

El desventurado se vino abajo y abandonó la profesión, tras perder en esos días contra el tailandés Somluck Kamsing

El vídeo de la pelea que perdió Floyd Mayweather frente a un boxeador que ahora gana 500 € al mes
Mayweathery y Todorov PD

A pesar de que al final del vídeo que acompaña a estas líneas el árbitro egipcio Hamadi Hafez Shouman levanta en un error el brazo derecho de Mayweather, la victoria de Serafim Todorov había sido clara.

Nos remontamos a las olimpiadas de Atlanta en 1996, al 2 de agosto, cuando Floyd Mayweather, que ahora presume de llevar invicto 47 combates y de haber amasado una fortuna de 250 millones de dólares, sucumbió frente a este púgil búlgaro que ahora vive en condiciones precarias, con apenas 500 euros al mes.

El combate entre Mayweather y Pacquiao está considerado el enfrentamiento del siglo

LA TRISTE HISTORIA

Todorov es un exboxeador que necesitaría 35.000 años para recaudar la cantidad de 300 millones de dólares que Mayweather conseguirá sea cual sea el resultado del combate contra Pacquiao.

Aquel combate en la carrera por el oro olímpico supuso un punto de inflexión para ambos púgiles. Tanto es así que Mayweather afirmó sobre el combate en Atlanta que

«estoy feliz por cómo han salido las cosas. Estoy realmente feliz porque eso me hizo intentar y esforzarme para llegar a donde estoy».

Todorov en cambio se lamenta de la decisión que tomó por aquel entonces de rechazar su carrera como profesional del boxeo en Estados Unidos.

Tras la victoria contra el americano, el boxeador búlgaro perdió la medalla de oro contra el tailandés Somluck Kamsing. Además Todorov asegura que los jueces estaban involucrados en algún asunto entre bambalinas que queria evitar a toda costa su victoria.

UNA VIDA ROTA

Desde entonces la vida de Todorov ha caído en picado, tal y como informa CNN.

«En ese punto todo lo que quería era tener una medalla de oro de las Olimpiadas, lo que me habría dado la oportunidad de considerarme el boxeador perfecto»,

asegura el mismo.

«Después de perder tuve que quedarme en Atlanta un par de días más para esperar nuestro avión. Ahogué mis penas en alcohol cuando volví a Bulgaria quería dejar el boxeo».

Actualmente el púgil tiene cobra una pensión de 500 euros y tras su fracaso en el boxeo y sus continuas depresiones, vive enterrado entre sus seres queridos esperando a que el mundo del boxeo olvide su nombre y sorprendiéndose cada vez que algún acontecimiento hace que su nombre vuelva a encabezar titulares.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído