Deporte internacional

El insólito autogol de un arquero le convierte en favorito al blooper futbolístico del año

Filippo Perucchini fue protagonista de un increíble error al intentar amagar a un delantero rival

El insólito autogol de un arquero le convierte en favorito al blooper futbolístico del año
Filippo Perucchini

A poco de cerrar el 2018 el arquero italiano Filippo Perucchini se convirtió en protagonista de uno de los goles en contra más insólitos del año después de cometer un error que decretó el 1-0 en el marcador. (El Real Madrid prepara una «profunda purga” por la falta de gol en algunas de sus estrellas)

El Ascoli de la Serie B cayó finalmente por 3-0 ante el líder de la competencia, el Palermo, pero fue ese tanto a los 26 minutos el que trascendió por sobre el resto. Ivaylo Chochev y Haitam Aleesami completaron la goleada. (Así fue la heroica jugada sobre la línea de gol que evitó 5 veces que el balón entrara)

El delantero del equipo siciliano Stefano Moreo mantuvo una presión constante, primero con el defensor Nahuel Valentini, quien decidió jugar el balón hacia su arquero. Antes de recibir el esférico Perucchini ya sabía que iba a hacer ante la llegada del atacante rival.

El arquero intentó hacer un recorte para salir jugando por el mismo lugar en el que le llegó la pelota. Con su amague, cumplió con el objetivo de quitarse la marca del hombre del Palermo pero al dar la vuelta golpeó la pelota con su pierna izquierda.

Al ver lo ocurrido, el joven de 27 años se arrodilló sobre el césped y se llevó las manos a la cabeza mientras que el Palermo festejaba la fortuita apertura del marcador. Finalmente, los compañeros fueron a consolar a su arquero ante el error.

El Ascoli no pudo revertir el resultado. El Palermo se impuso y goleó en la decimoséptima fecha de la Serie B, que se jugó por primera vez en fechas festivas. Con el 3-0, el conjunto de Roberto Stellone se aseguró el liderato con 34 puntos por delante del Brescia, tres unidades por debajo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído