Deporte internacional

Foto: Así queda el rostro de un boxeador después de una dura pelea

Scott Fitzgerald mostró las graves secuelas de su pelea ante Anthony Fowler por un cinturón intermedio WBA

Foto: Así queda el rostro de un boxeador después de una dura pelea
Scott Fitzgerald

Una de las grandes desventajas que tiene ser boxeador profesional son los golpes. Muchos peleadores ven como su rostro va mutando a medida que pasan los años porque cada combate los somete a una ola de puñetazos que dañan las facciones de su cara. Las secuelas son gravísimas y los peores cuadros suelen presentarse en las primeras 48 horas después de la competencia. ( Esta ex reina de belleza y modelo de trajes de baño se pasa al boxeo)

El boxeador Scott Fitzgerald es el claro ejemplo de esto y la imagen de su rostro desfigurado ha sido de lo más viral en redes sociales en las últimas horas. Tras su victoria en Liverpool por decisión dividida frente a su compatriota Anthony Fowler, la victoria más importante de su carrera, su cara ha quedado muy dañada. ( Los caretos de este árbitro durante un combate de boxeo lo petan en las redes)

«¡El deporte más duro del mundo! ¡Respeta siempre a los luchadores! Nuevo campeón Internacional WBA, Scott Fitzgerald, después de una guerra del sábado», escribió su promotor, Eddie Hearn, en su cuenta personal de Twitter.

 


 

La fotografía que adjuntó Hearn muestra al púgil británico prácticamente irreconocible. Sus ojos, que apenas están abiertos, están completamente morados. Tiene los labios lastimados e inflamados, además de presentar heridas en su nariz y en los pómulos.

El púgil de Preston, que continúa invicto en 13 combates (nueve nocauts), derrotó a Fowler para alzar el cinturón en la categoría superwelter del Campeonato Internacional WBA (título intermedio de ese organismo). La pelea fue una auténtica batalla sin tregua durante los 10 asaltos que duró y el fiel reflejo de eso es el rostro de Fitzgerald.

El boxeador de 27 años se mostró sorprendido por la igualdad que se había mostrado en las cartulinas. Pese a la dureza de la pelea, cuando el árbitro levantó la mano de Fitzgerald, su cara todavía no tenía grandes heridas. Una leve inflamación en su pómulo izquierdo era lo más evidente y parecía que no tendría demasiados problemas. Pero 48 horas más tarde todo cambió por completo y la lluvia de golpes recibida el sábado se hizo más notoria.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído