El número de comerciantes y empresarios chinos se ha disparado estos años

En España hay crisis para todos y para todo, menos para los chinos

En España hay crisis para todos y para todo, menos para los chinos
Gatos chinos. EP

Los emprendedores chinos han sabido sacar partido a la crisis y desde 2008 el número de ellos que ha abierto un comercio o establecimiento de hostelería se ha duplicado.

La comunidad china contaba el pasado mes de septiembre con 41.858 autónomos en España, una cifra que ha crecido un 90,4 % desde mayo de 2008 y que representa una quinta parte de los trabajadores extranjeros afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Un análisis elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) revela cómo los empresarios extranjeros han tenido un comportamiento mucho más positivo durante la crisis que el total de los autónomos de España.

Desde que comenzó la crisis, el número de autónomos en España se ha reducido un 11%, hasta los 3.035.490 trabajadores, mientras que en el caso de los extranjeros, los trabajadores por cuenta propia han decrecido un 5,7% hasta los 223.887.

Todas las nacionalidades se han visto afectadas por la actual situación económica, salvo los chinos.

El responsable del área de autónomos inmigrantes de ATA, Guillermo Guerrero, ha explicado que alrededor del 70% de los autónomos chinos se ha decantado por el comercio y ha abierto una tienda de moda, alimentación o un bazar.

Otro 20 % de los autónomos chinos ha decidido poner en marcha un restaurante de comida asiática, mientras que el 10 % restante se ha dedicado a prestar servicios inmobiliarios, administrativos y de gestoría al resto de la comunidad china en España.

Esto se debe a que estos pequeños empresarios chinos son particulares que llegan a España para montar un negocio y buscan locales en los barrios de las grandes ciudades, donde normalmente también adquieren una vivienda.

Al contrario que los chinos, el mayor descenso se da en el colectivo rumano, que ha pasado de 48.709 a 24.530 autónomos en estos cinco años, debido, principalmente, a la vinculación de los hombres de esta nacionalidad con la construcción, «una actividad muy castigada en la crisis», explica Guerrero.

Además, muchos trabajadores estarían dándose de baja del régimen de autónomos porque este año finalizará la moratoria que restringía su acceso al mercado laboral por cuenta ajena, motivo por el que han tenido que trabajar como autónomos.

También cae el número de autónomos británicos, alemanes y franceses, que acaparan casi un 20% de los extranjeros totales, aunque este comportamiento tiene una gran carga estacional, ya que están enfocados a la actividad turística en regiones como Levante y Baleares, donde se concentran sus compatriotas.

En cuanto a la población marroquí, también se ha producido una caída del 8,6% desde que comenzó la crisis en el número de autónomos, que se dedican, sobre todo, a labores agrícolas, asegura Guerrero.

Aunque no es representativo su número (1.835 personas), este experto destaca el incremento del 60 % experimentado por los autónomos de República Dominicana.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído