LISTAS PD

Los 5 consejos clave para lidiar con los colegas ‘conflictivos’ en el trabajo

Casi nunca dan la cara, y se escudan en mil y un trucos para hacernos la vida imposible y sacarnos de quicio

Los 5 consejos clave para lidiar con los colegas 'conflictivos' en el trabajo
Ira, enfado, cabreo y agresividad. EF

Suelen abusar de su poder o hacerse las víctimas, buscando un tipo de chantaje emocional

Están todo el santo día tocando las pelotas, -para hablar claro-, y se hace muy difícil no encararse con ellos… sobre todo porque casi nunca dan la cara y se escudan en mil y un trucos para hacernos la vida imposible y sacarnos de quicio.

Son los compañeros conflictivos con quienes nos toca a veces lidiar en el trabajo: vagos, esconden información, provocan conflictos e, incluso, presumen de su incompetencia.

Según nos recuerda Julio Tovar en ‘ABC’, para la psicóloga Signe White los «pasivo-agresivos esconden emociones de odio».

Estas emociones «cubiertas», afirma, tienen mucho que ver con la incapacidad de ser honesto con un superior.

Estos son los 5 consejos para evitar «enfrascarse» en polémicas de seguro estériles con ellos:

Sé claro

Cuando dices exactamente lo que vas a hacer en el trabajo, sin máscaras, no enuncias expectativas que no puedes cumplir. Según White «unas expectativas claras con sus consecuencias hacen mucho más difícil esta conducta en el trabajo» Esto lleva a una búsqueda de la honestidad en el trabajo, cosa que a la larga será reconocida por todos.

Comunicación cara a cara

Buscar la comunicación directa, en lugar de las redes sociales, siempre refuerza el contacto. Los pasivo-agresivos suelen utilizar siempre comunicación electrónica, «evitando la confrontación».

Nunca responder ira con más ira

El pasivo-agresivo casi siempre busca que el otro sea tan violento como él. Cuando no se es de este modo, la estrategia del atacante queda desmontada. No aguantan, afirma White, «que el otro sea responsable de su conducta».

Preguntar sobre el enfado

Cuando alguien está muy enfadado una buena estrategia es siempre preguntar por el génesis. Los pasivo-agresivos nunca esperan que el otro se interese por sus problemas: lo ven como un enemigo.

No abusar del poder

Los pasivo-agresivos suelen abusar de su poder o hacerse las víctimas, buscando un tipo de chantaje emocional.

Según el psicólogo de Harvard Peter J. Frost «el dolor es un hecho en la vida de cualquier organización»; el concepto es cómo enfocar esa «toxicidad» en algo positivo.

La respuesta, afirma, debe ser la clemencia, poner la otra mejilla, y ver que se consigue más cosas con el perdón que con el poder.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído