Corrupción

Fotos: El lujoso departamento de NY que alquiló un corrupto funcionario colombiano delatado por su hija

La familia de Omar Ambuila invertía 59 mil dólares mensuales por el arriendo, pero en Cali no pagaban hace meses los servicios de su casa

Fotos: El lujoso departamento de NY que alquiló un corrupto funcionario colombiano delatado por su hija
Piso en NY de Jenny Ambuila Chará

Luego de que un Lamborghini rojo fuera la guía para que las autoridades desarticularan una red de corrupción en la aduana colombiana del puerto de Buenaventura, los detalles sobre la ostentosidad de la familia implicada y capturada por el caso no paran. Ahora se conocieron fotos sobre el exclusivo apartamento que arriendan en Nueva York por 59 mil dólares al mes. ( Hija deja en evidencia la corrupción de su padre al comprar un Lamborghini, ropa de diseñador y viajes)

La semana pasada la Fiscalía dio a conocer la captura del jefe del Grupo de Control de Carga de Buenaventura de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN), Omar Ambuila, por dejar ingresar mercancía de contrabando de organizaciones criminales a cambio de fuertes sumas de dinero. Con él cayeron su esposa, su hija y dos hombres más. ( Sorpresa familiar: Fue hija única por 39 años, hasta que descubrió que tenía 30 hermanos)

La pista de las autoridades fueron los lujos desmedidos y las excentricidades de su hija Jenny Ambuila Chará, quien en redes sociales exhibía sus viajes alrededor del mundo, ropa de marcas de diseñador como Louis Vuitton, Channel y Givenchy, celular enchapado en oro, relojes lujosos, un Lamborghini rojo, una camioneta Porsche blanca y hasta un carnet de estudio de la universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Lo raro, era que la joven no desempeñaba ninguna actividad económica, y su padre, cabeza del grupo familiar, solo ganaba 3.182 dólares mensuales en su trabajo en la DIAN. Así descubrieron el lavado de activos y los gastos inexplicables. Pero Omar Ambuila ya sabía que la ostentación de su hija podía guiar a las autoridades directo hacia ellos.

Así lo comprobaron intercepciones telefónicas que realizó la Fiscalía. «Tengo un problema serio con eso de Jenny (…). Le estoy diciendo hace rato que cancele eso o lo ponga privado, ese Instagram y ese Facebook, todo eso (…). Cuántos problemas no he tenido por eso. ¡A la gente qué le interesa lo que hace ella!», se escucha a Ambuila en un audio.

En otra conversación -conocida por el diario El Tiempo– con su esposa Elba Chará, le dice: «Acabo de entrar a ese Facebook y lo primero que aparece es ese carro. No, de ahora en adelante ella verá; yo no le voy a ayudar para nada». Incluso, en los audios admiten que conocen que ya los están investigando.

El afán de Ambuila de controlar los excesos de su hija surgió luego de una inspección que realizaron agentes federales de Estados Unidos en la casa de Miami donde vivía Jenny Lizeth, donde pagaban cinco mil dólares mensuales en arriendo. El operativo se dio luego de una alerta que envió la Fiscalía de Colombia, detalla el diario nacional.

Durante su declaración, la joven afirmó que sus lujos eran pagados con el sueldo de su padre y dos empresas de su madre, una heladería llamada Nelatos SAS y una distribuidora de juguetes con operación en todo el país, llamada Holyday Detalles. Las autoridades comprobaron que la primera solo reportó ganancias por 35.360 dólares en 2018 y la segunda eran en realidad una miscelánea con presencia solo en Cali; según El Tiempo.

Así se hicieron las extinciones de dominio y las autoridades estadounidenses descubrieron un lujoso apartamento que la familia Ambuila Chará arrendaba por 59 mil dólares al mes en el exclusivo sector 220 Central Park South de Nueva York, justo al frente del Central Park. El edificio cuenta con piscina, gimnasio, cancha de squash, biblioteca, sala de proyección y terrazas al aire libre.

Y el apartamento ubicado en el piso 40 tiene varias habitaciones, cada una con baño propio y vista directa al parque. En contraste con ello, la joven Jenny no ha podido ser trasladada de la cárcel de Jamundí a su casa en Cali para cumplir con la prisión domiciliaria que le impusieron, porque los arrendatarios no la dejan entrar por no pagar el arriendo hace dos meses y los servicios públicos desde diciembre.

Sin embargo, medios nacionales también registraron que los vecinos de la vivienda impidieron el ingreso a la joven porque se niegan a compartir con ella el condominio. El juez del caso ofreció a Jenny Ambuila la posibilidad de pagar la detención domiciliaria en su ciudad natal, Buenaventura, pero ella se negó, prefiriendo quedarse en la cárcel junto a su madre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído