Maersk sospechada de fraude en Argentina

Maersk sospechada de fraude en Argentina
Un barco con contenedores saliendo del puerto de Vigo.

La compañía internacional de transporte marítimo de origen danés es gravemente acusada de fraude por incumplir parte del acuerdo con uno de sus socios.

Una de las empresas del grupo, la naviera Svitzer, habría, de manera deliberada, incumplido uno de los puntos fundamentales del proyecto conjunto que estableció con la empresa argentina Meridian Maritime S.A. en el año 2016.

En aquel entonces ambas empresas decidieron unirse para constituir Madero Amarres S.A., repartiéndose sus acciones de la siguiente manera: un 20% para Meridian Maritime S.A. y el 80% restante para la danesa Svitzer.

El pacto que alcanzaron fue el de compartir el capital y lo más valioso de cada una de ellas: la autóctona Meridian aportaría sus competencias en cuanto al funcionamiento del mercado argentino, amén de la clientela de la que ya disponía, mientras que Svitzer haría lo propio con su dilatada experiencia internacional.

Los problemas llegaron cuando la accionista mayoritaria empezó a actuar de forma extraña tras conseguir entrar en el mercado marítimo local después de la ayuda obtenida por su socia tratando de apoderarse del negocio enteramente.

Meridian Maritime S.A. acusa directamente en su denuncia interpuesta en las dependencias del Juzgado Nacional en lo Comercial nº8 a los responsables de Svitzer, el CEO Marc Niederer y su director Kees van Den Borne de actuar de forma fraudulenta, traicionando los principios del acuerdo alcanzado.

La denuncia incluye otros nombres destacados, como el del abogado del grupo empresarial en Argentina, el señor Nicolás Fernández Madero, y los administradores Horacio Julio Ruiz Moreno y Luis Gustavo Cedrone.

Según afirma Meridian, Svitzer habría generado una serie de gastos con cantidades desorbitadas y de dudoso origen, muchos de ellos injustificados, como los contratos externos con empresas pertenecientes también a Maersk, como por ejemplo Svitzer Caribbean Ltd o Wijsmuller.

Al parecer Svitzer también habría maquillado las cuentas de la empresa con informes contables falsos aprobados por sus propios directivos a la vez que iba vaciando el capital común del que disponían.

Esta no es la primera vez que Maersk se ve envuelta en un conflicto de intereses en Argentina. Ya el año anterior recibió una demanda por parte de Terminal Río de la Plata (TRP), propiedad de Dubai Ports World, entre otros accionistas, acerca del uso y control de la terminal 4 del puerto de Buenos Aires.

En aquella ocasión parece que todo se pudo solucionar teniendo por objetivo prioritario devolver la estabilidad al puerto, tratando de evitar en la medida de lo posible un enfrentamiento gremial.

Siendo ahora una situación tan sumamente grave, y tras el análisis de los documentos aportados por los denunciantes, el juez encargado del caso, Javier Cosentino, decidió realizar una intervención judicial a Svitzer, medidas cautelares que se podrán prolongar durante 90 días, con la posibilidad de extenderse en el tiempo si así lo falla el Tribunal.

Este nuevo escándalo podría valerle a Maersk grandes problemas judiciales en Argentina ya que existe la posibilidad de que se le atribuya una obstrucción directa en cuanto al derecho de información que tenía Meridian Maritime S.A. con respecto a sus cuentas, algo que le ha supuesto no conocer la situación económica real de la empresa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído