Camionero intenta destrozar la emblemática estatua del toro en Wall Street

Camionero intenta destrozar la emblemática estatua del toro en Wall Street
Ataque al toro de Wall Street PD

Un camionero originario del estado de Texas (EEUU) fue arrestado y acusado conducta criminal, desorden público y portación de arma en el distrito de Manhattan, el más importante de la ciudad de Nueva York, por intentar destrozar la emblemática estatua del toro de Wall Street.

Tevon Varlack, de 42 años y originario de la ciudad texana de Dallas, fue arrestado el sábado pasado, después de que, pasado el mediodía en el bajo Manhattan, golpeara repetidamente con un supuesto banjo reforzado con piezas de metal la icónica estatua, representativa del poder y fortaleza del distrito financiero neoyorkino, uno de los más importantes en el mundo.
El hombre pasó la noche del sábado en la cárcel y el domingo compareció ante la jueza Althea Drysdale en el Tribunal Penal de Manhattan, donde fue acusado. La jueza encargada lo dejó libre sin un pago de fianza, pero deberá volver a la corte para seguir su proceso el próximo 16 de octubre.

Varlack además recibió la orden de «mantenerse alejado de los puntos de referencia de la ciudad», incluida la estatua que vandalizó el sábado pasado, ubicada en uno de los extremos del pequeño parque de Bowling Green, en el inicio del circuito financiero y a unas cuantas cuadras de distancia de Wall Street. «No vaya a visita al toro», añadió la jueza. Mientras tanto, el primer distrito de policía de la ciudad neoyorkina felicitó en sus redes sociales a los oficiales Tyrell y Ogando, del sector B, por su «pronta respuesta». «Ayudaron a salvar a nuestro toro de Wall Street, ya que detuvieron y arrestaron a un hombre que estaba dañando la estatua. ¡Excelente trabajo!», aseguraron.

De acuerdo con las diferentes versiones recogidas por medios locales, el hombre se encontraba en la zona donde está ubicada la estatua, una popular atracción turística, la cual ya había visitado en días anteriores, de acuerdo con testigos de la zona.

El originario de Dallas llevaba consigo, además del banjo reforzado con piezas de metal, una bocina, lo que parecía ser un cuerno real proveniente de un animal, y una especie de trompeta.
El sábado, después de cantar durante un par de horas, atacó la estatua por el frente, golpeándola en repetidas ocasiones con el banjo. Las autoridades consideraron que, al estar innecesariamente reforzado con metal, se podía considerar un arma. Varlack le dejó un tajo bastante visible a la estatua, a la altura del cuerno derecho del toro, además de varias marcas alrededor.

De acuerdo con algunos testigos, el hombre se refirió al toro como «el diablo» mientras lo golpeaba, y a la gente que estaba alrededor como «hermanos y hermanas», pero otros también aseguraron que mientras golpeaba la estatua también maldijo al presidente estadounidense, Donald Trump.

Sin embargo, después del ataque, la gente volvió a formarse para tomarse fotografías con el toro y, sobre todo, para capturar los daños que el hombre había provocado, la cual se convirtió en una pequeña atracción dentro de la atracción de la estatua en sí. La estatua, de unos 3.200 kilogramos, fue instalada en dicho lugar en el Bajo Manhattan en 1989 por el artista ítalo-americano Arturo di Modica, que gastó unos 300.000 dólares (todos sus ahorros) para crearla, después de en 1987 Wall Street hubiera sufrido una crisis bursátil. El animal se encuentra listo para embestir.

Según el diario New York Post, los representantes legales del distrito de Manhattan buscarán una restitución financiera por parte del atacante. Y es que Di Modica aseguró, en declaraciones al Post, que «el hombre lo que quiere es publicidad». «Sabía que lo arrestarían por lo que estaba haciendo, y sabía que saldría en los periódicos», agregó. De acuerdo con el artista, que vive en el extranjero, la estimación inicial para la reparación de los daños, a través de las fotos que ha podido ver, es de entre USD 10.000 y USD 15.000. «El toro le pertenece a todo el mundo», señaló Di Modica.

Será el director de la galería que trabaja con Di Modica, Fernando Luis Alvarez, quien maneje hacia Nueva York para inspeccionar los daños, que algunos medios locales han elevado los costos de reparación hasta los USD 150.000, debido a la zona en la que el daño fue ocasionado.

La Asociación Bowling Green, encargada del parque donde se encuentra la estatua, señaló por su parte que arreglarán «rápidamente» los daños ocasionados por el hombre, a quien calificaron de «chiflado». Sin embargo, esta no es la primera vez que el toro de Wall Street sufre ataques vandálicos. En 2008 y en 2017, fue salpicado con pintura azul durante protestas efectuadas contra los negacionistas del cambio climático.

En 2010, en cambio, la artista Jessie Hemmons cubrió la estatua por completo con un tejido rosa y fucsia, para resaltar la parte femenina de los monumentos que son muy «machos». También se conoce a dichas intervenciones como «grafiti de abuela».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído