Cómo salir de tus deudas este 2020

Cómo salir de tus deudas este 2020

El tiempo pasa volando y ya estamos por terminar el primer trimestre del 2020. La buena noticia es que todavía estás a tiempo para proyectar lo que deseas lograr durante los siguientes meses que le restan a este año. Este ejercicio resulta muy útil, especialmente en lo que respecta a los planes financieros, debido a que te permite trazar una ruta a través de la cual puedes lograr las metas fijadas.

En este sentido, uno de los objetivos más comunes es salir de deudas, ya sea de manera orgánica o a través de préstamos de dinero. En este artículo te compartimos algunos consejos que pueden ser de utilidad para alcanzar ese objetivo durante este 2020.

#1 – Establece un presupuesto

La mayoría de los expertos en planificación financiera coinciden en que uno de los primeros pasos para organizar las finanzas personales es determinar un presupuesto de ingresos y gastos a nivel mensual y anual.

Este presupuesto incorpora todas las fuentes de ingreso incluyendo salarios, bonos, comisiones, y dividendos, entre otras, y de igual forma agrupa todos los renglones de gastos para así determinar cuáles de ellos tienen un mayor impacto y cuáles de estas partidas pueden ser reducidas, eliminadas o sustituidas con el fin de lograr ahorros que puedan ser usados para reducir las deudas pendientes.

#2 – Renegocia los términos de tus créditos

La mayoría de los acreedores prefiere llegar a un acuerdo con el beneficiario de un crédito antes de mover el caso a un proceso de formal de cobranza o a un procedimiento de índole legal.

Con esto en mente, existe la posibilidad de que puedas negociar con tu institución financiera términos más flexibles para saldar la deuda, como la extensión de tu plazo o la suspensión temporal de amortizaciones a capital si cumples con algunos requisitos mínimos establecidos por la institución.

#3 – Dale prioridad a las deudas más costosas

El costo de una deuda se determina al analizar la tasa de interés aplicable y otras comisiones o gastos relacionados con la línea de crédito.

En la mayoría de los casos, los expertos recomiendan que las deudas que generen mayores gastos en intereses o comisiones sean las primeras en ser pagadas ya que el ahorro que resulta del pago de las mismas puede ser usado para pagar el resto de las cuentas.

#4 – Encuentra una alternativa para generar ingresos adicionales

Aún cuando quizás ya tengas un trabajo de tiempo completo, tener la posibilidad de generar ingresos adicionales a través de proyectos freelance, un negocio multinivel, un segundo trabajo a medio tiempo, u otra alternativa similar puede resultar muy beneficioso, especialmente si empleas los ingresos obtenidos por esa vía específicamente para la amortización de tus deudas.

#5 – Consolida tus deudas

Algunas empresas financieras ofrecen préstamos de dinero destinados a asistir a los prestatarios en la consolidación de sus deudas.

Este proceso involucra que el prestatario destine los fondos del nuevo préstamo al pago de su deuda pasada para así simplificar sus compromisos financieros a un solo instrumento. Usualmente, esta alternativa ofrece condiciones mucho más favorables como plazos de crédito más extensos.

#6 – Busca ayuda profesional

Tomar las riendas de tu futuro financiero en tus manos y con tus propios recursos puede no ser la decisión más sabia en todos los casos, especialmente si no tienes ningún tipo de formación o experiencia en la materia.

En este sentido, un asesor financiero puede ser un aliado muy valioso en el proceso de reducir tus deudas. Este profesional se encargará de evaluar tu situación actual para brindarte herramientas y un plan detallado que te permita alcanzar tus metas financieras de corto y largo plazo progresivamente.

#7 – Fíjate metas financieras adecuadas

Todos disfrutamos de ver consumado un logro luego de haber puesto esfuerzo y dedicación para alcanzarlo.

Por esta razón, los expertos sugieren que los planes financieros no se centren solo en la reducción de las deudas sino que también establezcan metas positivas a corto y mediano plazo, por ejemplo, la compra de algún activo o el desarrollo de una cartera de inversión o de un fondo de retiro.

Si iniciaste el 2020 lleno de pasivos financieros, las estrategias citadas anteriormente pueden resultar útiles para ayudarte a mejorar tu situación progresivamente. ¡Aún estás a tiempo! Traza un plan con metas claras y medibles y evalúa tu progreso de forma periódica. Haciéndolo podrás terminar el año en una posición más favorable.

¿Conoces los préstamos de dinero para consolidación de deudas? Compártenos cuánto sabes de ellos y si los ocuparías en la sección de Comentarios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído