El ex presidente Rodríguez deberá esperar seis días más para el juicio

El ex presidente Rodríguez deberá esperar seis días más para el juicio
. Agencia EFE

El juicio por corrupción contra el ex presidente de Costa Rica y ex secretario general de la OEA, Miguel Ángel Rodríguez, sufrió hoy un inesperado aplazamiento hasta el próximo lunes, pues otro de los imputados no pudo asistir por problemas de salud.

Rodrigo Méndez, un ex funcionario del estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), sufrió anoche un ataque de apendicitis, por lo que hoy no pudo comparecer ante el tribunal al comienzo del debate.

Por esta razón, los jueces decidieron aplazar la vista para el próximo lunes.

A pesar de que Rodríguez ha subrayado ser el más interesado en que el juicio se lleve a cabo lo antes posible, dijo entender y aceptar la situación que obliga al aplazamiento.

«Uno no puede oponerse a la naturaleza, si a alguien le da una apendicitis, qué le vamos a hacer», manifestó el ex mandatario después de que los jueces anunciaran su decisión para dar tiempo a que Méndez se recupere.

«Hemos esperado 2.006 días, de 2.006 a 2.010 hay muy poca diferencia», comentó Rodríguez al salir de la sala de juicio, y agregó que la nueva fecha le permitirá a uno de sus hijos, que estudia en Washington, viajar a Costa Rica el fin de semana y acompañarlo en la primera vista.

Rodríguez y otros ocho imputados están procesados por el llamado caso ICE-Alcatel, referido al pago de millonarias comisiones por parte de la empresa francesa Alcatel a varios funcionarios públicos costarricenses para obtener una licitación de 149 millones de dólares, para la instalación de una red de telefonía celular en 2001.

Rodríguez, quien gobernó Costa Rica entre 1998 y 2002, se vio envuelto en el escándalo en 2004, cuando la prensa local destapó el caso.

Las denuncias en Costa Rica obligaron al ex mandatario a renunciar a su cargo al frente de la Organización de Estados Americanos (OEA) pocas semanas después de su elección, para regresar voluntariamente a su país en octubre de 2004, pero a su llegada fue arrestado y enviado a prisión preventiva por seis meses.

Desde entonces, Rodríguez ha defendido su inocencia y se ha quejado de la lentitud del proceso para que el caso se ventile en los tribunales, en lo que considera han sido múltiples violaciones a sus derechos.

La Fiscalía asegura que el ex presidente recibió en una cuenta bancaria en Panamá cerca de 600.000 dólares que eran parte del «premio» que pagó Alcatel por la adjudicación de la licitación, por lo que es objeto de dos cargos de enriquecimiento ilícito.

Antes de ingresar a la sala de juicio, Rodríguez declaró a Efe que después de cinco años y medio de espera, finalmente había llegado el momento que había estado esperando.

«Después de 2.006 días de espera se está dando lo que se debió dar desde el principio: sin ninguna medida cautelar y sin ninguna restricción estoy viniendo a los tribunales», apuntó.

El ex gobernante aseguró sentirse «optimista y confiado en los hechos, en las normas, en los tribunales» y en su equipo de defensa.

«Tengo total confianza en que al final del proceso todo esté absolutamente claro de que no hay ninguna razón para condenarme», añadió.

Se espera que el juicio dure entre cinco y seis meses, pues los jueces deberán escuchar la declaración de los nueve imputados y a 110 testigos.

Si no se registran nuevos aplazamientos, Rodríguez se convertirá el próximo lunes en el segundo ex mandatario costarricense que se sienta en el banquillo de los acusados por un caso de corrupción.

En octubre de 2009, Rafael Ángel Calderón (1990-1994), compañero de partido de Rodríguez en la Unidad Social Cristiana, se convirtió en el primer ex gobernante costarricense en ser condenado por el reparto de comisiones de un préstamo del Seguro Social.

Calderón fue condenado entonces a cinco años de cárcel en un juicio que había comenzado en noviembre de 2008 y que se llevó a cabo cuatro años después de que estallara el escándalo en la prensa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído