El FMI prevé una recuperación económica «robusta» en Latinoamérica

El FMI prevé una recuperación económica "robusta" en Latinoamérica
. Agencia EFE

La región de América Latina y el Caribe tendrá un crecimiento económico conjunto del 4 por ciento este año y el siguiente gracias al fuerte tirón en el Cono Sur, aunque Venezuela y los países caribeños se quedarán a la zaga, pronosticó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su informe semestral «Perspectivas Económicas Mundiales», divulgado hoy en Washington, el organismo tildó de «robusto» el incremento en la zona, que consideró más equilibrado que en el resto del planeta al estar basado en una demanda tanto externa como interna.

Los países a la cabeza son los exportadores de materias primas que cuentan con acceso a los mercados internacionales de capitales.

Brasil crecerá este año un 5,5 por ciento, según el Fondo, que elevó su previsión en ocho décimas porcentuales, en vista del vigor mostrado por el consumo y la inversión brasileños.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Chile avanzará un 4,7 por ciento, pese al reciente terremoto del pasado 27 de febrero, y México registrará un crecimiento del 4,2 por ciento, también más que lo previsto inicialmente, empujado por la recuperación en Estados Unidos.

No obstante, el país líder es Perú, cuya economía se expandirá un 6,3 por ciento este año y un 6 por ciento el que viene, de acuerdo con los pronósticos del FMI.

La situación es menos positiva en el resto de la región. Venezuela tendrá el segundo año consecutivo de recesión, con una caída de su PIB del 2,6 por ciento, debido a los cortes de energía, mientras que Haití no podrá emular la respuesta de Chile a su sismo y registrará una fuerte contracción del 8,5 por ciento.

El alza de los precios de las materias primas, que beneficia a Suramérica, es un freno para el Caribe, que las importa, y esa zona también se resentirá del bajo nivel de turismo europeo y estadounidense.

El FMI augura para esa zona un crecimiento del 1,5 por ciento este año, mientras que la economía de Centroamérica subirá un 2,7 por ciento, según sus cálculos.

El principal riesgo para América Latina y el Caribe es que se debilite la recuperación en los países ricos, lo que desinflaría los precios de las materias primas.

Sin embargo, la región también puede tener un desempeño mejor que lo esperado, admitió el Fondo, lo que traería como contrapartida una mayor entrada de capital extranjero, un influjo que puede resultar engorroso en algunos países.

Por ahora, el organismo financiero internacional recomienda mantener los programas de estímulo hasta que se afiance la recuperación, excepto en los países con alto nivel de deuda.

Ése es el caso del Caribe, por ejemplo, donde los Gobiernos deberían concentrarse en continuar los proyectos de ayuda a los pobres, en opinión del FMI.

Mientras, otros países como Brasil deben pensar en retirar los estímulos ante el peligro de un sobrecalentamiento de la economía.

La economista del organismo Petya Koeva destacó en una rueda de prensa que las industrias de Brasil cuentan con menos capacidad ociosa que en otros países y que su economía se está acercando a su tope de capacidad de producción.

Ese factor, unido a la supresión del acelerador económico que supone el estímulo fiscal y monetario, hará que su pistón productivo se ralentice y que el crecimiento baje al 4,1 por ciento en 2011, explicó Koeva.

En la región en general se aproxima el momento de volver a aumentar los tipos de interés, aunque ese día está más cerca en Brasil que en Colombia o México, de acuerdo con el Fondo.

El organismo sugirió dejar las tasas bajas por más tiempo que el que sería usual, porque su subida puede atraer todavía más capital especulativo y formar una peligrosa burbuja financiera.

Los países que han experimentado ese influjo de fondos externos han respondido permitiendo la apreciación de su moneda, acumulando reservas en divisas y, en el caso del Gobierno de Brasilia, con la adopción de controles de capital.

El FMI dijo que otra medida posible es un ajuste fiscal, el cual frenaría una economía que en países como Brasil ha salido de la recesión como una bala.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído