Las políticas contra la inmigración impiden a los refugiados solicitar asilo

Las políticas contra la inmigración impiden a los refugiados solicitar asilo
. Agencia EFE

Las políticas desarrolladas por la UE contra la inmigración ilegal están bloqueando el derecho de los refugiados a pedir asilo por sufrir persecuciones en sus países, según ha denunciado CEAR en su informe anual, que refleja que España registró en 2009 la cifra de solicitudes más baja «de la historia».

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) destaca que el número de personas que huyen de sus países se mantuvo en 2009; sin embargo, en países del sur de Europa, como España y Grecia, han descendido en un 33 por ciento las peticiones de asilo, «en muchos casos porque Frontex impide que lleguen a realizar esas peticiones de asilo».

En concreto, en España se registraron unas 3.000 peticiones el pasado año, un 33,6 por ciento menos que en 2008, de personas procedentes la mayoría de Nigeria (459), Costa de Marfil (304), Colombia (247), Argelia (181), Guinea (130), R.D.Congo (113) y Camerún (112), y se concedieron 179 estatutos de refugiados.

«El descenso de peticiones de asilo y de admisiones no son consecuencia de la crisis económica; nuestros países se han convertido en aplicados alumnos para controlar las fronteras, pero en alumnos distraídos a la hora de garantizar el acceso a la protección de este derecho», ha asegurado el coordinador del informe, Mauricio Valiente.

En este sentido, ha lamentado que «la mayoría de los migrantes son rechazados y no hay mecanismos que permitan comprobar si son refugiados».

Los refugiados, que en casi todos los casos, salen precipitadamente de sus países sin bienes personales, deben presentar «indicios suficientes» de haber sufrido persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas.

Una de estas personas, Jonathan Ponce, un joven hondureño de 30 años que ha pedido asilo en España, ha puesto hoy rostro a uno refugiado.

Desde el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, en junio del pasado año en Honduras, se han admitido a trámite 100 peticiones de asilo de ciudadanos de ese país, de las que dos ya han sido resueltas favorablemente.

«Somos seres humanos, que venimos traumatizados por la situación de persecución que has vivido, no sabes adónde vienes, ni a qué», ha asegurado el joven, quien ha relatado cómo su vida cambió «por participar en una marcha contra el golpe de estado y querer tener sueños de justicia».

Jonathan Ponce tuvo que salir de Honduras tras el asesinato de su pareja y al confirmar que estaba incluido en «las listas de los escuadrones de la muerte», ha dicho.

La presidenta de CEAR, María Jesús Arsuaga, ha hecho una valoración «baja y escasa» de la presidencia española de la UE y ha considerado que el «derecho de asilo no es un objetivo prioritario».

«Los gobiernos no se van a mover; si la sociedad civil no presta su apoyo, el derecho de asilo desaparecerá», ha advertido.

Ha insistido en que «existen los refugiados que vemos en la televisión como masas de personas que huyen de países» y ha opinado que existen nuevas categorías de refugiados que permanecen ocultos, «como las mujeres que sufren persecución por ser mujeres y porque sus gobiernos no quieren reconocer sus derechos» y los niños no acompañados.

En España, el plazo medio de resolución de las peticiones admitidas a trámite es de dos años; mientras tanto, la ley reconoce el derecho a alojamiento y manutención y a partir del sexto mes la autorización de trabajo, ha explicado Valiente, jurista de CEAR.

De cara a la elaboración del Reglamento de la nueva ley de Asilo, CEAR ha presentado 25 propuestas, entre ellas, que se mantenga el plazo de 72 horas para resolver las solicitudes presentadas en los puestos fronterizos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído