La familia de la cooperante valenciana denuncia un posible error en la identificación del cadáver y pide investigación

La familia de la cooperante valenciana fallecida este martes en un accidente de tráfico en Perú, junto a otras tres mujeres, ha denunciado ante el juzgado de Guardia de Xàtiva (Valencia) que el féretro con los restos mortales que ayer llegaron desde Madrid a Xàtiva no correspondían a los de María José Such y ha solicitado una investigación para poder reconocer de forma efectiva e inequívoca y con la mayor celeridad los restos de la valenciana.

Según ha informado la familia en un comunicado, en la tarde de ayer, el cuerpo de María José fue trasladado desde el aeropuerto de Madrid hasta Xàtiva, donde cinco familiares pudieron ver los restos mortales pero, en el proceso de reconocimiento todos los familiares presentes tuvieron «dudas razonables sobre la identidad del cuerpo».

Asimismo, ha comunicado que durante el tiempo en que realizaron el reconocimiento, recibieron la llamada de la familia de otra de las fallecidas de Madrid comunicándoles que «creían que los restos que allí se encontraban, no se correspondían con los de su familiar».

«Ante esta situación hemos solicitado por vía judicial a las autoridades responsables que lleven a cabo los procedimientos necesarios para poder reconocer de forma efectiva e inequívoca, con la mayor celeridad los restos de María José».

ANALISIS DE LAS HUELLAS DACTILARES.

El alcalde de Navarrés (Valencia), la localidad natal de María José Such, Vicente Huesca, ha explicado a Europa Press que el juzgado de Xàtiva esta investigando lo sucedido y ha solicitado un análisis de las huellas dactilares del cadáver que ayer llegó a un tanatorio setabense.

Huesca ha señalado que el error de identificación del cadáver «viene de Perú», ya que, según ha afirmado, la documentación del féretro «venía perfecta; el error es en el cadáver», ha aseverado.

Los familiares de la cooperante valenciana agradecen el «apoyo incondicional» de las autoridades locales y a todas aquellas personas que han colaborado con ellos. Del mismo modo, piden respeto por la intimidad de la familia.

Al alcalde de Navarrés ha asegurado que «todo el mundo –en la localidad– está afectado» porque es como «empezar de nuevo» tras estos días de espera de los restos mortales de María José Such. «Los familiares quieren que se termine cuanto antes», ha apostillado.

LOS CADAVERES LLEGARON AYER.

Los cadáveres de las cuatro cooperantes españolas que murieron el pasado martes en un accidente de tráfico en Perú llegaron a España a primera hora de la tarde de este sábado en un vuelo procedente de Lima.

El avión en el que viajaban los cadáveres de Soraya Macías, vecina de Gomecello (Salamanca), Lorena Guerrero, residente en Roquetas del Mar (Almería), Lidia Monja, vecina de Alcorcón (Madrid) y María José Such, vecina de Xátiva (Valencia), aterrizó en el aeropuerto de Madrid-Barajas poco después de las 14.00 horas.

Las fallecidas colaboraban como voluntarias para una ONG local, la Asociación Señor de Huanca. El accidente ocurrió cuando varios voluntarios se dirigían a Cuzco «a buscar material» en un vehículo que se salió de la carretera y se precipitó por un barranco.

Como consecuencia del siniestro, las cuatro mujeres fallecieron y otras seis personas, cinco cooperantes españoles y el conductor del vehículo, resultaron heridas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído