Archivadas las denuncias en Madrid contra menores subsaharianos

Los Juzgados de Plaza de Castilla han archivado varias denuncias interpuestas hace meses por la Comunidad de Madrid contra varios menores subsaharianos por presunta falsificación de sus pasaportes después de que la Fundación Raíces denunciara el pasado febrero que el Gobierno regional se negaba a tutelarlos al dudar de la autenticidad de su documentación, ha informado esta asociación.

Varios informes de Policía Científica, a los que tuvo acceso Europa Press, certifican que los pasaportes son auténticos y que no presentan alteraciones de carácter fraudulento, por lo que han sido devueltos a sus titulares. De igual modo, determina que la carta de identidad de los menores investigados son auténticas.

En concreto, de los 18 casos denunciados, en los Juzgados se han resuelto ya 13, el resto están pendientes de resolver. El pasado febrero, la asociación denunció la situación de 18 menores de origen subsahariano que, estando bajo la protección de la Comunidad de Madrid, habían sido denunciados penalmente por la gerente del Instituto Madrileño del Menor y La Familia por presunta falsificación de sus pasaportes.

No obstante, fuentes de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales han indicado a Europa Press que la vía penal se encarga de verificar la veracidad de los pasaportes, lo que no implica que los datos contenidos en dichos documentos sean verdaderos.

«La Embajada no comprueba los datos porque no hay ni fotos ni huellas dactilares», han apuntado las citadas fuentes, añadiendo que es la vía civil la que determina la edad de los menores. Además, han recordado que la Fiscalía les dio la razón el pasado septiembre al considerar correcta su actuación.

Así, la Fiscalía de la Comunidad de Madrid respaldó mediante Decreto la actuación del Gobierno autonómico en el cese de la tutela de 19 subsaharianos que habían llegado a sus sistemas de protección de menores mediante documentación presuntamente falsa tras comprobar que su edad real superaba los 18 años.

El documento jurídico remitido al Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) archivó las diligencias preprocesales sobre los citados casos y avaló el procedimiento empleado por el citado Instituto, que ante la presunta falsedad de los pasaportes que exhibían los interesados, practicaron pruebas radiológicas para la determinación de su edad.

El Decreto reconoció la buena actuación de la Comunidad de Madrid de denunciar los pasaportes falsos a la autoridad competente y señala que «no cabe poner objeción alguna a la presentación por el IMMF de las correspondientes denuncias ante el Juzgado de Instrucción».

EXAMEN EXHAUSTIVO

La propia Consejería de Familia y Asuntos Sociales explicó cuando saltó el caso que cuando se dan situaciones de este tipo lo habitual es que se realice un examen exhaustivo para certificar la edad.

«Si se comprueba que es menor de edad se interpone una denuncia por la vía penal por utilización de pasaporte falso y se le da de baja en el centro de acogida. Sería una irresponsabilidad mantener a un adulto en un centro con menores», insistieron entonces.

La fundación sostiene que al tiempo que la Comunidad denunciaba a los menores, cesaba las medidas de protección que había adoptado sobre ellos y los dejaba en la calle, al considerar falsos los pasaportes de estos ciudadanos, expedidos en sus correspondientes embajadas y consulados y en muchos casos con partidas de nacimiento y certificados de autenticidad expedidos por las autoridades consulares de sus países de origen.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído