A prisión los dos presuntos encargados de la patera que llegó el domingo a Tarifa (Cádiz) con 40 subsaharianos

La Policía Nacional ha informado de la detención dos individuos de origen subsahariano que, supuestamente, se encargaban de pilotar la embarcación neumática que el pasado domingo fue interceptada cuando intentaba alcanzar la costa gaditana de Tarifa con un total de 40 personas, todas de origen subsahariano. Los detenidos han pasado a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado su ingreso en prisión.

Según ha explicado la Comisaría algecireña en un comunicado, la citada embarcación fue avistada navegando a la deriva a primeras horas de la mañana del domingo, por lo que tuvo que ser rescatada por el servicio de Salvamento Marítimo y conducidos hasta el puerto de Tarifa, donde se les dispensó la asistencia médica necesaria por parte de Cruz Roja Española.

Posteriormente, los indocumentados fueron trasladados hasta la Comisaría de Policía de Algeciras para la tramitación de los correspondientes expedientes de expulsión en virtud de lo dispuesto por legislación vigente en materia de extranjería.

Asimismo, los funcionarios policiales iniciaron las gestiones tendentes a determinar la identidad de las personas encargadas de introducir a inmigrantes irregulares en territorio español, los cuales se encontraban camuflados entre el resto del contingente, haciéndose pasar por inmigrantes. Una vez identificados, se procedió a su inmediata detención.

Los detenidos son A.J., de 25 años, y A.K., de 36 años de edad y natural de Senegal, quien ya había sido detenido anteriormente por entrada ilegal en territorio nacional en patera, por lo que se sospecha que en esa ocasión también pudiera haber sido responsable de tripular la embarcación. Ambos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado su ingreso en prisión.

CONDICIONES EN LA PATERA

Según ha detallado la Comisaría algecireña, en la patera viajaban seis menores de edad, significando que «ninguno de ellos llevaba chaleco salvavidas», mientras el resto de los componentes de la expedición sí que los tenían, pero no facilitados por la organización, sino adquiridos por ellos mismos.

Los testigos manifestaron que la embarcación carecía de cualquier medida de seguridad, así como de instrumentos orientativos de navegación, afirmando, además, que durante la travesía tenían que achicar agua que entraba por una pequeña rotura en el suelo la barca.

Finalmente, ha tildado de «sorprendente» el elevado número de inmigrantes que viajaban en la patera interceptada, ya que se «triplicaba» la capacidad estimada según las dimensiones de la misma, haciéndola «muy inestable y vulnerable durante la navegación ante las traicioneras condiciones climatológicas que arrecian en el Estrecho».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído