España insiste en que la presión migratoria no justifica reintroducir los controles fronterizos dentro de la UE

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ha insistido este jueves ante sus colegas europeos en que España considera que la presión migratoria «no es (motivo) suficiente» para reintroducir de manera temporal los controles fronterizos dentro del territorio comunitario, tal y como defienden otros Estados miembros como Italia y Francia, y que sólo apoyaría supuestos «muy, muy excepcionales» en los que los límites de un país estén «fuera de control».

Los ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea han debatido este jueves en Luxemburgo la posibilidad de introducir un nuevo mecanismo que permita suspender cautelarmente el Tratado Schengen y han dejado claro que «todos los países apuestan» por la libertad de circulación de personas dentro de la UE y coinciden en que si se introducen supuestos para reintroducir los controles se trate de una decisión «muy, muy excepcional» y «temporal», según ha resumido Camacho a la prensa al término del encuentro.

Tales supuestos serán fijados «probablemente este mismo mes», en el Consejo de jefes de Estado y de Gobierno de la UE previsto para los días 23 y 24 de junio, según han apuntado Camacho y la secretaria de Estado de Inmigración, Anna Terrón, que también ha asistido a la reunión en Luxemburgo.

En el debate de este jueves, España ha defendido que la presión migratoria «no es suficiente para volver a poner los controles» y ha recordado cómo España afrontó un «grave problema» migratorio en 2006 que solventó «sin hacer uso de medidas excepcionales», sino poniendo en marcha los instrumentos comunitarios disponibles, tales como la agencia europea de fronteras (Frontex).

En opinión de Camacho, la experiencia española demuestra que «incluso en los supuestos de presión migratoria fuerte no es necesario recurrir a medidas tan excepcionales» y por ello rechaza que la presión migratoria sea un argumento para levantar Schengen.

España sí apoyaría esta medida para caos «muy excepcionales» como la «quiebra» de una frontera, esto es, que un Estado miembro se viera ante la «incapacidad o imposibilidad» de hacer frente al control de esa frontera. El secretario de Estado, además, sostiene que «una mayoría de países» de la UE están en la misma línea y sólo contemplarían supuestos «excepcionales».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído