Survival denuncia la detención de un centenar de indígenas etíopes por oponerse a una prensa

Alrededor de un centenar de indígenas etíopes han sido detenidos y encarcelados por oponerse a la construcción de la polémica presa Gibe III, en el suroeste de Etiopía, según denunció este jueves la organización no gubernamental Survival International.

Etiopía está cediendo en alquiler grandes extensiones de tierras indígenas de la región del Omo a empresas extranjeras y gubernamentales para el cultivo de caña de azúcar y cultivos industriales y plantaciones de biocombustibles. El agua para el riego procederá de la presa, cuya construcción avanza a buen ritmo.

El Valle del Bajo Omo figura en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En él se ubican dos parques nacionales y es el hogar de aproximadamente 200.000 agropastoralistas. Las cien personas detenidas a finales de septiembre, según Survival, pertenecen a los pueblos indígenas mursi y bodi.

«En la región se respira un creciente clima de terror debido a la brutal represión de la oposición a estas cesiones de tierra a manos de la Policía Secreta y el Ejército», denunció Survival. «Las fuerzas de seguridad están rodeando e intimidando a las comunidades indígenas que han construido sus cabañas de paja en las tierras que ahora forman parte del plan de desarrollo», prosiguió.

Las autoridades están deteniendo a las personas que tienen antecedentes criminales correspondientes a los últimos diez años y los que manifiestan su oposición a la presa «son apaleados o amenazados con la cárcel», denunció. «También hay informaciones de violaciones a mujeres y robos de rebaños de ganado, vitales para los indígenas del Omo», precisó.

«El Gobierno etíope y los que lo apoyan internacionalmente están empeñados en robar las tierras indígenas y destruir medios de subsistencia», declaró el director de Survival International, Stephen Corry.

«Quieren reducir a tribus autosuficientes a un estado de dependencia, meter a todos los que no están de acuerdo en la cárcel, y aún pretender que todo esto tiene que ver con el ‘progreso’ y el ‘desarrollo'», manifestó. «Es una sinvergonzonería criminal y debería despertar la oposición de cualquier persona a quien le preocupen los Derechos Humanos fundamentales», advirtió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído