Compañeros del chófer recogen firmas en Vitoria en su apoyo

Expedientan a un conductor de autobús urbano por no dejar subir a una mujer con velo integral

Expedientan a un conductor de autobús urbano por no dejar subir a una mujer con velo integral
Niqab, burka, velo, mujer e Islam. EG

Un conductor de los autobuses urbanos de Vitoria impidió el pasado 6 de noviembre de 2014 el acceso a su vehículo a una mujer que iba cubnierta de arriba a abajo por un tupido velo.

Tras abrile un expediente la empresa Tuvisa, operadora de ese servicio público, el chófer comenzó a recoger firmas de apoyo entre sus compañeros y también entre los viajeros a favor de su medida. ya tiene más de 2.000.

La concejal responsable y presidenta de Tuvisa, Idoia Garmendia, ha convocado una reunión con los portavoces de la oposición para ofrecerles información sobre esta nueva polémica en la ciudad.

Prohibido bañarse en las piscinas municipales

Vitoria vive meses de tensión política y social después de que el alcalde del PP, Javier Maroto, haya adoptado algunas medidas cuestionadas, tales como la prohibición del acceso a las piscinas municipales de las mujeres que se bañan con velo o vestidas.

Además, la campaña del PP por endurecer los requisitos de acceso a las ayudas sociales por parte de los inmigrantes ilegales, que no ingresan en el mercado laboral, ha provocado la reacción en bloque de los grupos de la oposición -PNV, Bildu, PSE-, que acusan a Maroto de «xenófobo» por haber señalado al colectivo magrebí de vivir de un «sueldo vitalicio» social, sin querer trabajar.

Esta misma semana saltó a los medios una pelea de fondo racista en la que dos vitorianos discutieron en una oficina social mientras hacían cola en la ventanilla.

Uno de los hombres agredió al otro después de que este le recriminara por haber proferido comentarios despectivos sobre los inmigrantes que se encontraban en la misma cola.

Orden en los locutorios, bazares y «kebabs»

El agredido, que fue trasladado al hospital con contusiones leves, afirmó ayer que no denunciará al otro ciudadano, sino al alcalde, por instigar, según él, la agitación social sobre los inmigrantes.

El año pasado, el Ayuntamiento del PP elaboró una ordenanza municipal que endurecía las sanciones a los establecimientos tipo locutorios, bazares chinos o kebabs, y abrió expediente a 45 de ellos por razones de higiene sanitaria y también al considerar que usaban los locales para actividades no contempladas en sus permisos.

El alcalde defendió entonces que las normas deben ser «las mismas para todos» los comerciantes de Vitoria.

 

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído