Las curiosas prohibiciones para 7 millones de personas que viven bajo la sharia

¿Por qué el Estado Islámico también le corta la cabeza a los muñecos del futbolín?

Desde pescar con dinamita hasta despreciar a un rival en un juego de billar, las restricciones incluyen también algunos usos de los smartphones

¿Por qué el Estado Islámico también le corta la cabeza a los muñecos del futbolín?
Un corta cabezas PD

Los 7 millones de personas que viven bajo la sharia, o ley islámica, lo tienen crudo. El código de conducta que deben seguir lleva implícito comportamiemts que son, cuando menos, ‘curiosos’, y de él se derivan actuaciones que para muchos pueden ser tachadas de absurdas.

Un compendio de las mismas viene ahora de la mano del especialista en Medio Oriente Aymenn Jawad Al Tamimi, que las recoge en su blog, que ya rebasa los 100 archivos y del cual se ha hecho eco ‘Daily Mail‘.

Desde pescar con dinamita hasta despreciar a un rival en un juego de billar, las prohibiciones incluyen también algunos usos de los smartphones.

Los yihadistas temen que la diversión y el clima distendido que se genera durante el entretenimiento les hagan descuidar a sus milicianos de sus obligaciones religiosas, y la permanente sumisión a la figura del profeta Mahoma.

En realidad, buscan evitar que se diviertan porque creen que a los muyahidines

«no les es propio ocupar su ocio con una suerte de cosas que implica una pérdida de tiempo».

LAS REGLAS DEL FUTBOLÍN

Y entre las reglas más curiosas figura la del uso del futbolín. Entremos en materia sin más dilación:

1. Debe estar libre de apuestas, lo cual incluye la prohibición de que el perdedor pague por el juego. «El Todopoderoso ha dicho: ‘Oh, ustedes los creyentes: el vino, Al Maysar, los altares de piedra y las adivinaciones con flechas (una práctica habitual en la Arabia preislámica) están sucias por las manos de Satán. Evítenlas y tendrán éxito».

2. Como están prohibidos los ídolos, y como consecuencia de ello, las efigies y los retratos, les cortan la cabeza a los muñecos de la versión original de los juegos. De esa manera, evitan que se vean «como estatuas».

3. En el juego está prohibido blasfemar, insultar, despreciar al rival, expresar resentimiento u odio. Según lo narrado por Bukhari en un hadith (relato sobre la vida del profeta Mahoma) de Ibn Mas’ud, Alá dice: «Vituperar a un musulmán, cometer una injusticia o combatir contra él es cometer una infidelidad».

4. El juego no debe ser obstáculo para la obligación de mencionar el nombre de Dios ni para no realizar un acto obligatorio de obediencia.

«Los que te distrae de lo que es obligatorio externa o internamente, está prohibido por el ulema (estudios legales del islam), tal como el sheik del islam (Ibn Taymiyya) afirmó en su exposición sobre el ajedrez, y esta discusión aplica también al futbolín o metegol y cualquier otro juego contemporáneo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído