El abogado del exmandatario Otto Pérez Molina ha criticado la medida ya que «no hay riesdo de fuga»

Meten entre rejas al expresidente de Guatemala por presunta corrupción

Terremoto político a solo días de las elecciones generales del próximo domingo

Meten entre rejas al expresidente de Guatemala por presunta corrupción
El expresidente Otto Pérez en la Corte Suprema de Justicia AFP

"Si me hubiera querido ir del país lo habría podido hacer"

La renuncia de Otto Pérez Molina a la presidencia y la investidura este jueves 3 de setiembre de 2015 de Alejandro Maldonado como su sustituto ha generado un terremoto político en Guatemala a solo días de las elecciones generales del próximo domingo.

Las elecciones, convocadas el pasado 2 de mayo por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), se llevarán a cabo el domingo en un país convulsionado por los acontecimientos y escándalos políticos de las últimas semanas, que llevaron finalmente a Pérez Molina a dimitir.

Los 7,5 millones de guatemaltecos habilitados para emitir su sufragio asistirán a las urnas para elegir a presidente y vicepresidente para el período 2016-2020, en un proceso electoral donde también se designará a 158 diputados, 20 legisladores al Parlamento Centroamericano y 338 corporaciones municipales.

El presidente del TSE, Rudy Pineda, garantizó hoy la celebración de los comicios el domingo, tal y como están previstos, y aseveró que esperan registrar una masiva afluencia de participantes en la jornada cívica.

«Nos alegra el cambio porque fortalece la democracia», subrayó Pineda, quien aclaró que las elecciones y el cambio de mandatario son dos temas distintos y no modificarán las planificaciones ya establecidas para el próximo domingo.

En medio de crisis política que afronta el país, la contienda electoral también vivió su propia sacudida este jueves con la publicación de una encuesta en la que el comediante Jimmy Morales parte como el principal favorito para ganar la Presidencia, por encima del abogado y empresario Manuel Baldizón.

El sondeo, realizado por la empresa privada Pro Datos y publicado por el diario local Prensa Libre, atribuye a Morales un 25 por ciento de la intención de voto, seguido por Baldizón (22 %), en segundo lugar, y la ex primera dama (2008-2012) Sandra Torres (18 %), en el tercer puesto.

La legislación guatemalteca estipula que si ningún candidato recibe la mitad más uno de los votos en la primera vuelta electoral será necesaria una segunda vuelta con los dos postulantes con más sufragios a su favor.

Otto Pérez y la posible fuga

Otto Pérez Molina, hasta hoy presidente de Guatemala y cuya prisión provisional ordenó este jueves un juez, aseguró que «si hubiera querido huir» del país lo habría hecho.

«Si me hubiera querido ir del país lo habría podido hacer. Incluso hace dos días o el mismo día de ayer. Pero siempre lo dije: voy a respetar el debido proceso y voy a dar la cara», dijo el mandatario a periodistas en el Juzgado B de Mayor Riesgo.

El exgobernante, que renunció al cargo, fue imputado este jueves de tres delitos por la Fiscalía, que le acusa de dirigir una red de corrupción en el ente recaudador de impuestos conocida como «La Línea».

«No estamos dispuestos a salir huyendo ni corriendo. Estamos dispuestos a asumir la responsabilidad para aclarar esta situación», agregó el exgobernante.

El general retirado se acercó a los medios tras la audiencia y ratificó nuevamente su inocencia, desvinculándose de las más de 35 escuchas telefónicas presentadas por el Ministerio Público contra él durante la diligencia judicial, incluida una en la que supuestamente da órdenes al entonces director del ente recaudador de impuestos.

Las pruebas exhibidas, dijo Pérez Molina, «no tienen consistencia», y algunas de las supuestas evidencias que lo comprometen «están basadas únicamente en las escuchas».

«Eso lo hablaré mañana con el juez, cuando me toque hablar, para hacerle saber con todo respeto cuáles son los puntos de vista para que él tenga argumentos suficientes para poder discernir entre lo que presentó el MP y lo que yo aclare», agregó.

Pérez Molina, de 64 años, fue internado este jueves en una cárcel situada en el cuartel militar Matamoros, en la capital, como ordenó el juez Miguel Ángel Gálvez.

Numerosas personas apostadas en la ruta gritaban «Sí se pudo» al paso del vehículo que trasladó a Pérez Molina desde la Torre de Tribunales hasta el cuartel militar.

«Corrupto», también gritaron, mientras la Policía se abría paso para introducir al exmandatario en la cárcel.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído