La gobernadora del estado de Oklahoma EEUU, Maria Fallin, ha detenido la ejecución de Richard Glossip

El asesino a quien el papa Francisco ha salvado la vida in extremis

Muchos vinculan la suspensión con una carta enviada a las autoridades de Oklahoma por el Pontífice

El asesino a quien el papa Francisco ha salvado la vida in extremis
Richard Glosipp PD

La versión oficial es que se ha aplazado la sentencia debido a las dudas sobre el producto que contenía la inyección letal que le iban a suministrar

Parece que su intercesión ha sido clave, aunque la gobernadora del estado de Oklahoma, Maria Fallin, ha detenido la ejecución de Richard Glossip, arrestado en 1997 por conexión con un asesinato, alegando que hay serias dudas sobre el producto que contenía la inyección letal que le iban a suministrar, según da cuenta ‘Daily News‘.

De acuerdo con Fallin, el estado necesita 37 días para garantizar que con el acetato de potasio «se está cumpliendo totalmente con los protocolos aprobados por los tribunales federales».

La ejecución se ha pospuesto para el 6 de noviembre.

No obstante, muchos vinculan la suspensión con una carta enviada a las autoridades de Oklahoma por el papa Francisco que solicitaba la cancelación de la ejecución.

LA HISTORIA DEL CONDENADO

El caso de Richard E. Glossip, el preso condenado a muerte en Oklahoma, Estados Unidos, no es uno más. Las dudas en torno a su culpabilidad llevó a activistas contra la pena capital a reclamar su liberación por considerarlo inocente.

El acusado fue sentenciado a la pena de muerte por organizar el asesinato de Barry Van Treese, quien apaleado hasta morir en un motel de Oklahoma del que era dueño. El hecho ocurrió en 1997.

En ese momento Glossip, padre de dos mujeres -Christina y Erica- y casado con Jackie, trabajaba en el motel reparando averías.

Justin Sneed, otro empleado del lugar, confesó haber sido el asesino de Van Treese. Pero señaló que había actuado bajo las órdenes del reo que fue salvado por el papa Francisco.

A fines de 1996, al auditar los números del complejo hotelero, Van Treese advirtió que faltaban seis mil dólares. A partir de entonces, el dueño le manifestó al recepcionista del motel, Billye Hooper, que había que resolver el problema, y Glossip quedó en la mira por el dinero faltante.

Los fiscales del condado de Oklahoma indicaron que el reo tenía una fuerte influencia sobre Sneed. Según las autoridades, el condenado a muerte le comentó en una oportunidad a su compañero que si Van Treese inspeccionaba las habitaciones y veía que el trabajo no estaba hecho, ambos serían despedidos.

Sneed, quien trabajaba en la parte de mantenimiento, no recibía un sueldo, pero sí se le permitía hospedarse en el motel.

CON UNA LLAVE MAESTRA

El asesino confesó haber ingresado a la habitación 102 con una llave maestra y haber golpeado a Van Treese con un bate de béisbol unas «10 o 15» veces.Finalmente, Sneed fue condenado a cadena perpetua, mientras que Glossip, nacido en Illinois, fue sentenciado a muerte.

El 14 de agosto de 1998 Glossip fue condenado a muerte, pero luego la sentencia fue revocada en apelación. El 27 de agosto de 2004, otro jurado lo declaró culpable. El acusado llevó su caso hasta la Corte Suprema de Estados Unidos sin éxito.

El caso provocó indignación en una gran parte de la población local. Activistas contra la pena capital sostienen que la decisión fue tomada únicamente por el testimonio de Sneed y que las autoridades carecen de pruebas en contra de Glossip. Incluso la reconocida actriz de Hollywood Susan Sarandon se interesó por el caso y en reiteradas ocasiones reclamó su liberación.

Pero fue la hermana Helen Prejean, una monja católica y ferviente activista por la abolición de la pena de muerte en Estados Unidos, la que en los últimos años alzó la bandera por la suspensión de la pena capital. En su página web asegura que Oklahoma va a ejecutar «a un hombre inocente» e invita a los interesados a ayudar a que eso no ocurra.

Sin embargo, la gobernadora rechazó los reclamos y aseguró que, después de revisar el caso, estaba satisfecha con el proceso y el resultado.

La ejecución estaba prevista para este miércoles 30 de septiembre. Pero a raíz de la suspensión dictada por Fallin, fue programada para el próximo 6 de noviembre de 2015.

Reclamo de justicia

El pasado lunes 28 de septiembre, a dos días de recibir la inyección letal -que posteriormente fue suspendida-, Glossip escribió una emotiva carta en la que volvió a asentar su inocencia y pidió justicia.

«Tengo que preguntar: ‘¿Cómo asesinar a otro hombre inocente va a hacer que las cosas sean mejor?'», apuntó el acusado. «Yo también tengo una familia que no debería tener que sufrir esto. Ellos no deberían tener que ver a su padre, su hermano, su tío muerto. Eso no es justicia».

«Espero y rezo para que mi eventual exoneración ayude a los demás y que este país finalmente se dé cuenta de lo quebrado que está nuestro sistema y lo fácil que es cometer errores»,

agrega la carta.

«Si mi ejecución asegura que ningún otro hombre inocente será sentenciado a muerte, estoy dispuesto a morir por esa causa. Nunca he tenido problemas con la ley en mi vida. Yo era un buen ciudadano y siempre traté de ayudar a otros. Ahora he pasado de hacer todo derecho a luchar (por) mi vida»,

concluye.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído