LA FISCALÍA DE SAO PAULO PIDE PRISIÓN PARA EL EXPRESIDENTE DE BRASIL

El lujoso tríplex de Lula da Silva que puede cambiar por una sórdida celda

El predecesor de Dilma Rousseff, está acusado de blanqueo de dinero y falsedad... por lo que podría ir hasta 13 años a prisión

El lujoso tríplex de Lula da Silva que puede cambiar por una sórdida celda
Lula da Silva TV

La Fiscalía del estado de Sao Paulo ha instado a la detención del ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva por cargos de blanqueo de dinero y falsificación relacionados con el tríplex de lujo que se le atribuye en el edificio Solaris en Guarujá (Sao Paulo), según han anunciado este jueves 10 de marzo de 2016 los diarios O Globo y O Estado de Sao Paulo, citando documentos de la corte.

En la denuncia hecha pública el jueves, los fiscales Cássio Conserino, José Carlos Blat y Fernando Araújo decretan «necesaria la prisión preventiva, por conveniencia del proceso penal» ya que entienden que el ex presidente podría «movilizar a su violenta ‘red de apoyo’ para evitar que el proceso criminal iniciado siga su curso natural».

Además de Lula, los fiscales pidieron la detención del ex presidente del conglomerado energético OAS, José Adelmário Pinheiro (conocido como Léo Pinheiro), del ex presidente de Bancoop, João Vaccari Neto, y de otras cuatro personas investigadas en realación con Bancoop.

La acusación fue presentada el miércoles por la tarde en el Foro Criminal de Barra Funda, en Sao Paulo. Los fiscales argumentan que Lula trató de ocultar la titularidad de la propiedad del inmueble, que está registrada oficialmente a nombre de la empresa constructora de la OAS. El ex presidente niega haber comprado el apartamento.

En el escrito, los autores de la denuncia citan la «evidente probabilidad de que haya amenazas a las víctimas y testigos y de que se comprometa la realización de otras pruebas en el caso» si Lula no es ingresado en prisión. Según los fiscales, han quedado «ampliamente probadas las maniobras violentas» de Lula y sus partidarios, «con la ayuda y el apoyo de las autoridades, incluso de la propia Presidencia de la República, para proteger al denunciado».

Horas antes, los fiscales estatales se habían negado a comentar esta posibilidad de ordenar el arresto del antiguo líder sindicalista y del Partido de los Trabajadores (PT) en una conferencia de prensa convocada para rechazar las acusaciones de «persecución política» y explicar los cargos de los que se acusa a Lula. El ex presidente fue denunciado por lavado de dinero y falsedad. Las penas que enfrentaría por estos delitos van de los cuatro a los 13 años de prisión.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído