TRAS VENCER EL PLAZO FIJADO POR LOS TERRORISTAS PARA EL PAGO DEL RESCATE

Así decapitan al ejecutivo canadiense los feroces yihadistas de Abu Sayyaf

La cabeza de John Ridsel fue hallada en la isla de Joló, 1.000 kilómetros al sur de Manila

Así decapitan al ejecutivo canadiense los feroces yihadistas de Abu Sayyaf
Ejecución John Ridsel PD

No esperaron ni cuatro horas tras vencer el plazo para el pago del rescate. La atroz ejecución se llevó a cabo el 26 de abril de 2016, y el vídeo que da cuenta de la misma acaba de ser lanzado a las redes por los yihadistas.

Son los terroristas de Abu Sayyaf, un movimiento islamista separatista cuyo escenario de operaciones se encuentra en el sur de Filipinas, principalmente en las islas de Joló, Basilán y Mindanao.

La cabeza de John Ridsel, un ejecutivo del sector minero, fue hallada en la isla de Joló, 1.000 kilómetros al sur de Manila. Había sido secuestrado el 21 de septiembre de 2015 en la isla de Samaly, y estaba siendo retenido junto a otros dos extranjeros en el sur de Filipinas.

Canadá condenó el hecho en duros términos. «Canadá condena sin reservas la brutalidad de los secuestradores y esta muerte innecesaria», dijo el primer ministro Justin Trudeau ante periodistas en Kananaskis, provincia de Alberta.

«Este fue un asesinato a sangre fría y la responsabilidad recae de lleno en la agrupación terrorista que lo secuestró»,

señaló el jefe de Gobierno canadiense.

Los extranjeros (dos canadienses y un noruego) fueron secuestrados el 21 de septiembre en la isla de Samal. El 15 de abril los secuestradores dijeron que decapitarían a uno de ellos si no se les pagaban 300 millones de pesos (6,52 millones de dólares) por cada uno. La suma había sido rebajada, ya que en un primer momento exigieron 1.000 millones de dólares por cada uno.

«Es duro, muy duro», dijo a la emisora canadiense CBC Bob Rae, ex miembro liberal del Parlamento y amigo de Ridsdel. «Estuve en el entretelón durante los últimos seis meses, intentando hallar una solución, y ha sido muy doloroso», aseguró.

 

Según la policía, «unos 400 miembros de Abu Sayyaf y seguidores están involucrados». Abu Sayyaf ha sido acusada de varios de los ataques terroristas perpetrados en Filipinas. También se la responsabilizó de llevar adelante el secuestro de otros extranjeros.

El primer ministro canadiense expresó que su país se compromete a trabajar con el Gobierno filipino y sus socios internacionales para que los responsables de este «acto atroz» sean llevados ante la justicia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído