El EI reivindica el ataque y lo atribuye a uno de sus "soldados"

El vídeo del ‘loco del hacha’ que atacó un tren en Alemania: «¡Os voy a degollar!

Muhamad Riyad, se identifica como "soldado del califato"

El vídeo del 'loco del hacha' que atacó un tren en Alemania: "¡Os voy a degollar!
Muhamad Riyad PD

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha reivindicado este martes 19 de julio de 2016 el ataque cometido el lunes por la noche por un adolescente afgano armado con un hacha en un tren en el sur de Alemania a través de la agencia de noticias afín Amaq. En el ataque hubo cuatro heridos graves, dos de los cuales siguen en estado crítico. (El refugiado afgano ataca con un hacha a los pasajeros del tren alemán: «¡Alá es grande!»).

La agencia de noticias Amaq, afín al grupo terrorista Estado Islámico, ha publicado este martes un vídeo del presunto autor de un ataque con hacha en un tren del sur de Alemania este lunes, al que identifica como Muhamad Riyad. En la grabación, Riyad se identifica como «soldado del califato» y amenaza con más ataques de Estado Islámico «en cada localidad, ciudad y aeropuerto».

De paso deja caer que «os voy a degollar con este cuchillo, y voy a cortar vuestros cuellos con hachas».

 

El vídeo, de algo más de dos minutos de duración, lleva como título «Alemania- Vídeo del soldado de Estado Islámico Muhamad Riyad que llevó a cabo el ataque de Wurzburgo», ha informado el portal de seguimiento yihadista SITE.

Éste es el primer ataque que el grupo que lidera Abú Bakr al Baghdadi reivindica en Alemania y, según destaca el experto en yihadismo francés Wassim Nasr, lo ha hecho empleando los mismos términos que para reivindicar el atentado de Niza, identificando al autor como «soldado» suyo.

Se radicalizó por su cuenta

Por el momento, las autoridades alemanas se inclinan por la hipótesis de que el autor del ataque se radicalizó por su cuenta y por el momento no han encontrado pruebas que muestren su vinculación con una organización terrorista, después de que Estado Islámico haya asegurado que es uno de sus «soldados».

Según ha explicado el ministro del Interior de Baviera, Joachin Herrmann, además de una bandera de Estado Islámico pintada a mano en la habitación del atacante, un afgano de 17 años, se ha encontrado también un texto escrito en parte en pashtún, una de las lenguas que se hablan en Afganistán.

En rueda de prensa, ha explicado que el texto estaba escrito «parcialmente con caracteres árabes y parcialmente con caracteres latinos, lo que indica que podría ser alguien que se ha radicalizado por su cuenta recientemente», aunque será la investigación la que permita determinarlo.

Herrmann ha indicado que el texto aún no ha sido analizado del todo pero incluye pasajes en los que habla de la defensa de los musulmanes y otro que parece ser una «despedida de su padre». Según el ministro bávaro, por ahora no hay indicios que vinculen al autor del ataque, que fue abatido por la Policía cuando trataba de huir, con Estado Islámico.

Por otra parte, Herrmann ha informado de que uno de los cuatro heridos de mayor gravedad se encuentra crítico. Previamente, había informado de que la mayoría de las víctimas eran turistas chinos. En total, el atacante hirió a cinco personas con su hacha y su cuchillo, mientras que otros catorce pasajeros tuvieron que ser atendidos en estado de shock.

El ministro ha indicado que otra mujer resultó herida después de que el atacante tratara de huir del tren una vez accionados los frenos de emergencia. En su fuga, se topó con un equipo de las fuerzas especiales de la Policía, que casualmente estaba en la zona, y que le abatió a tiros tras intentar atacarles.

Los hechos se produjeron en un tren regional que se dirigía a la ciudad de Wuzburgo. Según un testigo de los hechos, durante el ataque el joven habría gritado «Allahu akbar» (Dios es el más grande).

Identidad del autor

Según había revelado previamente Herrmann, el autor de los hechos es un solicitante de asilo afgano que llevaba dos años viviendo en Alemania y que desde hace dos semanas estaba con una familia de acogida. De acuerdo con Die Welt, el agresor es Riaz A. y vivía desde el 1 de julio con una familia de acogida en Ochsenfurt, en los alrededores de Wurzburgo.

Desde una organización que trabaja con refugiados y que conocía al sospechoso han expresado su sorpresa por su actuación. Según una portavoz citada por Der Spiegel, «nunca dio ningún problema». «Era bueno y tranquilo, por eso estamos todos consternados y muy tristes», ha añadido.

Un responsable de los servicios sociales de Wuzburgo ha explicado que normalmente los menores no acompañados que son trasladados a familias de acogida suelen pasar antes unos exámenes y suelen estar bien integrados. En el caso del sospechoso, según DPA, estaba previsto que trabajara en una panadería.

De acuerdo con las fuentes del entorno del adolescente consultadas por Die Welt, era un chico callado que solía ir a la mezquita de vez en cuando y que no se comportaba de forma radical.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído