[VÍDEO X] AMPUTACIONES, DECAPITACIONES... TODO LE VALE A LA TEMIDA 'HISBAH' EN SIRIA

Los terroríficos castigos de la ‘cariñosa’ policía religiosa del DAESH

Sus integrantes se jactan de ser unos buenos padres y mejores vecinos, en las provincias bajo su yugo

Los terroríficos castigos de la 'cariñosa' policía religiosa del DAESH
Ejecución ISIS PD

El vídeo, que fue lanzado a las redes menos convencionales por el autodenominado Estado Islámico a mediados de 2016, cuando los fanáticos todavía no habían sido derrotados en Siria e Irak, fue grabado en la capital de la Gobernación siria de Deir ez-Zor.

Se trataba de una de las Wilayat (provincias) que eran lideradas por el Wali (gobernadores), y los Dawawin (oficinas para proteger los derechos de las personas o ministerios ), donde la aplicación de castigos por violaciones de la sharia está a la orden del día.

Y de ello se encarga la Hisbah, abreviatura de «Rijaal al-hisbah» que se traduce como «hombres que protegen contra las infracciones», una implacable policía religiosa que patrulla las calles las 24 horas del día ojo avizor y que no perdona una. El que infringe el mentado cuerpo de Derecho Islámico, lo lleva claro. Entre sus miembros figuraba el temible ‘Bulldozer’, el verdugo recientemente capturado. (La captura del verdugo gigante de ISIS que amputaba pies y manos a los niños).

En la grabación, que también establece una especie de conexión con sus homóninos que pululan por Arabia Saudí haciendo de las suyas, quizás con menos humos y más tino.

Aparecen como amorosos padres de familia, ejemplares padres de familia que juegan con sus niños y a quienes, llegado el caso, no les tiembla el pulso a la hora de decapitar a destajo, dirigir con diligencia lapidaciones, amputar manos o pies o lo que se tercie. Incluso besan a sus víctimas tras castigarlas atrozmente, como si les hubieran hecho un inmenso favor. En sus patrullas aconsejan a los vecinos, sonrisa en ristre, gesto que se puede torcer a la primera de cambio.

La última novedad de esta repugnante policá consiste en haber montado una brigada especial de jóvenes combatientes, que cita a los hombres haciéndose pasar por gays para probar la homosexualidad de las víctimas. Una vez ‘cazados’, son lanzados desde los tejados y apedreados por el público asistente. 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído